18.7 C
Caracas
sábado, 28 enero, 2023

«Estamos creando un mundo mágico»: venezolanos en Colombia emprenden con aromaterapia

Centro Samantha (@Centro.Samantha) es un negocio familiar que migró con sus dueños a Medellín, Colombia. Una madre y su hijo, ambos venezolanos, han llevado sus conocimientos en el mundo holístico y cosmetológico a nuevas fronteras

-

Caracas.- La migración venezolana no solo ha sido de sus pobladores, también de sus proyectos. El negocio familiar Centro Samantha dejó su espacio físico en Caracas y comenzó a operar en Medellín, Colombia durante la pandemia y hoy en día han logrado llamar la atención de colombianos y de otros venezolanos.

Ángel Carapaica, venezolano de 24 años, contó a El Pitazo que se trata de un negocio familiar que tiene más de 10 años contando el tiempo en el que operó en Venezuela y el que lleva en Colombia. «Se inauguró en Caracas, en la Av. Andrés Bello donde mi mamá trabajó muchos y año y luego me fui sumando al proyecto», dijo.

Temor y rumores empujan a migrantes a cruzar el río Bravo hacia EE. UU.

Con dinero pero sin comida

Debido a la crisis económica del país, la familia decidió buscar oportunidades lejos de sus fronteras. La madre de Ángel, Samantha Carapaica, decidió emigrar en diciembre de 2017, dejándolo a él a cargo de su hermana menor que para entonces tenían 12 años y del negocio familiar.

«Para ese momento, incluso con dinero era muy difícil conseguir alimentos (…) Mi mamá me ayudó enviándome dinero y yo también producía por mi cuenta. Tuve muchas responsabilidades a mis 18 años, fue una experiencia muy fuerte que me hizo madurar en muchos aspectos», contó el caraqueño.

Para septiembre de 2018, la madre de Ángel regresó a Venezuela para buscar a sus dos hijos y llevárlos a Medellín. Sin embargo, el caraqueño no poseía pasaporte por lo que tuvo que solicitar ante el Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime) que se tramitara su documento en menos tiempo alegando que ya tenía los pasajes adquiridos.

«En mi inocencia creí que llegaría a Colombia de forma regular y optaría a un trabajo. Se acercó la fecha del viaje y no tenia el pasaporte así que me fui irregular. A los dos día de llegar a Medellín, el Saime me notificó que estaba listo mi pasaporte, sentí mucha impotencia», contó Carapaica.

El regreso de Centro Samantha

La madre de Carapaica, al ser esteticista y cosmetóloga, buscó trabajos en diferentes spas y centros en los que requirieran de sus actividades. Por su parte, Ángel logró conseguir un trabajo en diseño gráfico pero al llegar la pandemia en 2020 su madre retomó la elaboration de velas y otros productos holísticos, lo que dio pie a que su negocio en Venezuela regresara a sus vidas.

«Hoy en día estoy organizando este camino tan bonito que es el de Centro Samantha y me he dado cuenta que con nuestro trabajo hemos podido ayudar a muchas personas», dijo Carapaica.

Centro Samantha se dedica a fusionar el área cosmética y el área espiritual. en Medellín ofrecen productos holísticos con propiedades curativas a base de la aromaterapia, una técnica que se basa en los aromas y las fragancias de hierbas o plantas.

México | La arepa venezolana presente en la tercera muestra gastronómica de Tapachula

«Hemos dejado a un lado la parte estética porque la receptividad aquí en Colombia hacia la parte estética no es tanta. Le prestan mas atención a arreglarse las uñas y el cabello, pero hacia la parte de los masajes no es tan popular», explica Ángel.

En cuanto a la aromaterapia y los productos holísticos, Carapaica cuenta que pese a que la receptividad también es reducida, existe un nicho que muestra interés en conocer más sobre el tema y han logrado llegar a diferentes personas. También han tenido presencia en ferias y eventos donde han explicado de qué tratan sus productos.

«Poco a poco estamos construyendo una comunidad mágica la que estamos ayudando y aportando (…) Con nuestro trabajo hemos podido ayudar a muchísimas personas de una manera muy bonita; organizamos charlas y talleres y las personas se abren con nosotros, incluso hemos podido ayudar a personas con casos de abuso, violencia doméstica, personas que han pasado por momentos difíciles», dijo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a