19.5 C
Caracas
jueves, 6 octubre, 2022

Enfermera zuliana en España: «La gente no se imagina lo que pueden llegar a vivir»

Daniela Molina asiste a pacientes con COVID-19 en el segundo ancianato más grande de Madrid. Pide a los venezolanos cumplir con la cuarentena porque las consecuencias en el país pueden se mayores por las deficiencias del sistema de salud

-

«La gente no se imagina lo que pueden llegar a vivir: Una tos que duele, sentir que te ahogas porque tienes dificultad para respirar, y no saber si te brindarán los cuidados necesarios, porque en Venezuela no hay ni la mitad de los recursos que hay en Madrid».

La declaración es de Daniela Molina. Una zuliana de 22 años que atiende a pacientes infectados con COVID-19 en un ancianato en Madrid. Ella estudia enfermería y asumió hace un mes el compromiso de sumarse a la labor de salvar vidas en medio de una pandemia que en España ya cobró la vida de 19.130 personas.

«Pienso en el peligro al que estoy expuesta y me da un poco de ansiedad no saber si podré luchar con la enfermedad. Mi mayor temor es no poder seguir trabajando y ayudando a quienes más lo necesitan ahora mismo», cuenta la joven en entrevista telefónica con El Pitazo.

LEE TAMBIÉN

OMS: Europa, con un millón de casos de COVID-19, afronta semanas críticas

Molina trabaja en la Residencia Francisco de Vitoria, el segundo ancianato más grande de España y que atiende a cientos de adultos mayores. El COVID-19 llegó al instituto hace dos meses y cada día aumentan los casos entre los internados. «El virus llegó a desbarajustarle la vida a todos aquí», cuenta la zuliana, quien agrega que el riesgo de muerte entre los pacientes es mayor por tratarse de personas con avanzada edad y patologías previas.

Molina cursó hasta el segundo año de Medicina en la Universidad del Zulia. Los estudios los abandonó hace tres años y medio cuando junto a sus padres migró a Madrid, donde estudia Enfermería en la Universidad Pontificia de Comillas.

Nunca imaginó que los sistemas de salud de países desarrollados colapsarían en medio de una pandemia que ha afectado a 2.1 millones de personas en el mundo, de las cuales 140.000 han muerto. Por ello, su temor por lo que ocurra en Venezuela es mayor. «Le pido a los venezolanos que se queden en sus casas para ayudar a no seguir propagando el virus. Les pido que sean pacientes y que tomen esto con seriedad, porque no se imaginan lo que pueden llegar a vivir cuando les toque de cerca la situación, y sobre todo en un país que no brinda un mejor servicio de sanidad».

Entre las situaciones más duras que le ha tocado ver, es cuando los familiares llegan al instituto a ver a un paciente fallecido: «Los pacientes no reciben visitas y cuando mueren, sus familiares sólo pueden verlo a una distancia de cuatro metros. Esa es la última imagen que te llevas de tu ser querido. Trato de llenarme de valor suficiente para no temblar más que el familiar que vive ese momento desconsolado y uno lo consuela desde el silencio».

Asustada por Venezuela

La joven zuliana espera no contagiarse para ayudar en la atención de pacientes infectados con el COVID-19. Cuenta que los protocolos de seguridad para el personal médico son estrictos, aunque reconoce que en ocasiones el suministro de insumos de bioseguridad es insuficiente. Sin embargo, a diario usa guantes, batas, botas, tapabocas, gorro y máscara facial.

LEE TAMBIÉN

Jorge Rodríguez reporta cuatro nuevos casos de COVID-19 este #14Abr

Contar con la vestimenta para evitar el contagio, también le hace sentirse mal al pensar en Venezuela. «Tengo sentimientos encontrados. Me da alegría y me siento bien sabiendo que cuento con insumos y material sanitario, pero de imaginar que en Venezuela no cuentan con absolutamente nada de estos medios, me asusta. Tengo familia aún en Venezuela y me preocupa que mi país no pueda brindarle ni la mitad de los cuidados que tenemos para brindar acá en medio de la emergencia».

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a