28.1 C
Caracas
miércoles, 30 septiembre, 2020

El médico venezolano que estudia en EE.UU. los efectos del COVID-19 en niños

Alberto Paniz-Mondolfi es un investigador y médico venezolano que ha estudiado a lo largo de su carrera extraños virus contagiosos, refiere The New York Times. En la actualidad, adelanta su trabajo en la Facultad Icahn de Medicina del hospital Mount Sinai, en Nueva York

-

Alberto Paniz-Mondolfi, médico venezolano con doctorado, se encuentra estudiando los efectos que puede causar el COVID-19 en los niños desde la facultad de Mount Sinai ubicada en Nueva York, Estados Unidos, refiere The New York Times.

El médico venezolano decidió emigrar con su familia a Estados Unidos luego de que en 2019 recibiera amenazas anónimas tras haber publicado estudios en los que se revelaba la falta de insumos y el déficit que presentaba el sector salud de su país natal.

Desde la llegada de Paniz-Mondolfi a Nueva York, se topó con los primeros casos de COVID-19 y le preocupó que sus colegas subestimaran los posibles efectos del virus en los niños, pues su experiencia al tratar enfermedades como el dengue en Venezuela le indicaba que este nuevo virus podría afectar gravemente a la población infantil.

LEE TAMBIÉN

Médicos venezolanos: una generación marcada por migración y crisis

El médico venezolano es profesor asistente de patología y medicina molecular y celular en la Facultad Icahn de Medicina del hospital Mount Sinai, que ha estudiado algunas de las enfermedades infecciosas más terribles del hemisferio occcidental, reseña la nota del diario estadounidense.

Paniz-Mondolfi notó similitudes entre el dengue y el COVID-19, la principal es que ambos virus se dirigen a las células endoteliales, que recubren los vasos sanguíneos. Con el dengue, la sangre puede filtrarse lentamente desde las venas de los pacientes causar un shock y la muerte; el coronavirus también daña los vasos sanguíneos de todo el cuerpo.

La afección en los niños recibió el nombre de síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). Los niños con MIS-C presentan dolor abdominal intenso, fiebre alta, vómitos, diarrea y, a veces, erupciones cutáneas u ojos inyectados en sangre.

- Advertisement -

El 3 de septiembre de 2020, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recibieron informes de 792 casos de MIS-C en Estados Unidos y 16 muertes; hasta el 27 de agosto 20 niños habían sido tratados en Mount Sinai.

Lee el reportaje completo en The New York Times

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado