22.7 C
Caracas
miércoles, 12 mayo, 2021

El coach caraqueño que organiza torneos de baloncesto 3X3 en Santiago de Chile

La historia de Luis Alberto Velásquez es la de quienes se dan íntegros por la familia y no se duermen en los laureles. El venezolano de 41 años es entrenador y árbitro federado de baloncesto. Primero emigró a Perú y luego a Chile, donde hoy, gracias a sus credenciales y una voluntad de hierro, consigue nuevas oportunidades de trabajo en el tabloncillo

-

Santiago de Chile.- Luis Alberto Velásquez Villegas llegó a Santiago de Chile desde Lima, Perú, en el mes de diciembre y lo hizo junto con su esposa Danyela y sus hijos Christofer y Ashley.

Su historia es la de quienes se dan íntegros por la familia y no se duermen hasta alcanzarlo. Velásquez es entrenador y árbitro federado de baloncesto y esas credenciales las combina con su formación como técnico medio en Contabilidad y Técnico Superior en Administración de Riesgo y Seguros.

«En Venezuela trabajé más de 10 años en el área de seguros, en empresas como Mapfre, Seguros Nuevo Mundo, Zurich Seguros, Seguros Horizontes y Proseguros. También trabajé en la Superintendencia de Precios Justos. Aparte de esto combinaba mi trabajo con mi profesión», detalla este caraqueño de 41 años.

LEE TAMBIÉN

Al menos 10.000 venezolanos con VIH han emigrado para salvar sus vidas

- Advertisement -

Su formación como árbitro la obtuvo con el Círculo de Jueces y Estadísticos de Baloncesto en el Distrito Capital y con ese aval participó en ligas nacionales de las distintas categorías, así como en juegos de pretemporada de la liga profesional de baloncesto.

«El primer país donde migré fue a Perú, donde estuve por tres años. Allí logré oportunidades en el mundo de los tabloncillos, como árbitro y como entrenador. Tuve, por ejemplo, participación en los Juegos Panamericanos de Lima de 2019 como oficial de mesa. Esos son los juegos más importantes después de las Olimpiadas», afirma con orgullo.

Pero pese a esos logros, decidió venirse con su familia a Chile. ¿La razón? Christofer padece una discapacidad motora denominada hemiparesia lateral derecha. «Esta es la razón por la que nos venimos a Chile. Buscamos una mejor calidad de vida para Chris. En Perú no pudimos hacer nada por por múltiples razones. Acá hay muchos más avances en la materia», argumenta.

Sus cinco meses en territorio austral no han sido nada fáciles, reconoce, pero asegura sentirse como en casa. Actualmente trabaja como delivery y lo combina con el arbitraje en algunos torneos amateurs. Y su voluntad comienza a dar frutos. Ya organizó su primer campeonato 3×3 de basketball, partidos de mitad de cancha con seis jugadores en acción que se popularizan en EE. UU. y algunos lugares de Venezuela.

LEE TAMBIÉN

Chileno se hizo pasar por médico venezolano para atender pacientes

«Conozco mucha gente en el mundo del baloncesto y se me han abierto las puertas acá. Esperamos que todo se normalice para trabajar con la Federación Chilena de Baloncesto», agrega Luis, quien revela que mantiene conversaciones con dos directivos del Colegio de Árbitros y solo espera que las restricciones por la pandemia se diluyan para intentar incorporarse a este mundo.

Luis explica que fungir como delivery demanda muchas horas de trabajo, pero le gusta lo que hace y trata de hacerlo lo mejor que puede. «Como migrante es importante tener en claro que estamos en casa ajena y que debemos comportarnos. Yo lo veo así: tratar de pasar desapercibidos. Esa es mi estrategia para no incomodar a la gente y de esa manera me ha ido bien en Perú y acá en Chile», reflexiona.

Para Velásquez, los venezolanos, por naturaleza, son personas de bien. «Valoro mucho lo que cada uno de nosotros hace en los distintos países donde estamos, pero también sé que tenemos una tristeza profunda, que anhelamos nuestra tierra y que vivimos deseando poder regresar».

LEE TAMBIÉN

El tatuador venezolano que cubre con su arte la piel de ‘La Roca’ Dwayne Johnson

Confiesa que Santiago le gusta porque se parece mucho a Caracas, a Venezuela. Cree que los chilenos son buenas personas, aunque un poco herméticos.

«Lo que me gusta de Chile es su gran parecido a mi Venezuela. Lo que no me gusta como sociedad es la forma de manejar de los chilenos. No son muy cuidadosos con eso. Manejan a lo loco, así lo veo. Otra cosa que no me gusta es lo burocráticos que son para regularizar a los extranjeros. Muy largo, lento y poco productivo el proceso. Mi mensaje para mis paisanos migrantes es tener siempre presente que estamos prestados acá y que las casas ajenas se respetan, que tratemos de ser bien tolerantes y comprensivos con los países que nos reciben», sentencia Velásquez, a quien se puede conseguir en @coachvelasquez1508.

Por @CronicasDeChile

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado