22.1 C
Caracas
martes, 16 agosto, 2022

Dos venezolanos en EE. UU. preparan una comida callejera para enamorar

Fernando Urribarri y Luis Alejandro Salas sostienen que son pioneros de la comida rápida al estilo venezolano en Carolina del Norte, en Estados Unidos, país al que emigraron en 2015. Con su food truck recorren dos ciudades con el propósito de enamorar el paladar de sus comensales mediante un menú en el que destaca una hamburguesa que rinde homenaje a Maracaibo

-

Por Rubén Vásquez

Caracas. La perseverancia es una de las cualidades que define el trabajo de los venezolanos que desde su país o en cualquier parte del mundo luchan por construir un mejor futuro. Así lo demuestran Fernando Urribarri y Luis Alejandro Salas, quienes lograron sacar adelante Flavor Home Venezuelan Street Food (@flavorhomeve), un local de comida rápida en Carolina del Norte, Estados Unidos.

En una entrevista para El Pitazo, Urribarri y Salas comentaron que Flavor Home nació en junio de 2020, durante la época del confinamiento por el COVID-19, luego de que ambos se quedaron sin empleo.

“Principalmente, comenzamos vendiendo a nuestros familiares y amigos, y después, se fue regando la voz, hasta que prácticamente eran muchas llamadas las que recibimos, y así fue que salimos de nuestro apartamento e invertimos en el food truck, que es el que tenemos ahorita”, comenta Salas.

Con un menú inspirado en la comida callejera con sabor venezolano, Urribarri y Salas presentan a sus comensales platos como cachapas, tequeños, hot dog o perro caliente, hamburguesas, arepas, patacones y bebidas como chicha o papelón con limón.

En su oferta destaca la hamburguesa Grillua, cuyo relleno de carne, pollo y chuleta rinde homenaje a la capital del estado Zulia, Maracaibo. También resalta la Caraqueñita, que es de carne, pollo, chorizo, huevo frito y cebolla. Le siguen las arepas Cabimeras y Agüita e’ Sapo, esta última son dos arepas fritas bañadas en el jugo del pernil que lleva como relleno.

Pioneros en Carolina del Norte

Fernando Urribarri nació en Maracaibo, ciudad en la que se graduó en Ingeniería Industrial, mientras que Luis Alejandro Salas es originario del estado Miranda, pero desde muy pequeño se mudó al estado Zulia, donde obtuvo la licenciatura en Administración de Empresas.

En medio de los conflictos económicos, políticos y sociales que afectan a Venezuela, Urribarri y Salas emigraron a Estados Unidos en 2015. Tras pasar un tiempo en Miami, los venezolanos se mudaron a Carolina del Norte, donde comenzaron su emprendimiento, siendo los primeros en abrir un espacio de comida venezolana, aseguran los emprendedores. Ahora se trasladan con su food truck entre las ciudades de Mooresville y Charlotte.

“Nuestra pasión por la cocina nace porque nosotros extrañábamos muchísimo la comida chatarra de Venezuela. Aquí, en Colorado, no había nada en ningún lado. Las únicas partes donde puedes comer ese tipo de comida es yéndote a Florida, Orlando o Miami, y son lugares que están sumamente lejos de donde nosotros vivimos. Entonces surgió la idea de arriesgarnos en este negocio”, destaca Urribarri.

Salas afirmó que en el último año el negocio ha ganado nuevos clientes venezolanos en EE. UU.. “Nos hemos dado la oportunidad de mudarnos con el food truck, hemos estado en muchos festivales. Nuestro norte, ahora, es conquistar el paladar de los estadounidenses, tumbar la creencia que tiene el americano de que la comida latina solamente viene siendo la mexicana”, señaló.

Con dos años en el mercado de la comida callejera, los venezolanos fueron reconocidos en 2021 con el premio Emprendedores del Año durante el Vive Venezuela Festival.

“Nuestra misión es enamorar mucho más el paladar de los americanos para que conozcan más sobre la comida venezolana y sobre Venezuela. Queremos dejar a Venezuela en alto, dándoles a entender que somos personas que tuvieron que salir de su país por razones políticas, sociales o económicas, pero fuera de eso, venimos a contribuir a su país”, dijo Urribarri.

Una mirada al futuro

Fernando y Luis Alejando comentan que su plan es continuar creciendo con Flavor Horme y pasar del food truck a un restaurante que se pueda expandir por Estados Unidos, incluso, llevarlo a Venezuela.

Destacan que emprender les brindó un aprendizaje tanto en lo personal como en lo laboral. “Hemos aprendido a ayudar más, aportar más y sumar más. Emprender no es complicado, hay que ser perseverante y constante en el trabajo para que te vaya bien. Debes amar tu trabajo, amar lo que haces, asegura Luis.

“Los venezolanos somos personas muy echadas para adelante. Ya con salir de Venezuela es un emprendimiento, un nuevo camino, una nueva vida. Cuando se inicia un negocio, hay que ponerle mucha dedicación y no dejar que los miedos te impidan hacer lo que tú quieras hacer. La clave está en hacer las cosas con mucho esfuerzo, con mucha disciplina e ir pasito a pasito”, manifestó Fernando.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a