Coyotes captan en Ecuador a venezolanos deseosos de crecer en EE. UU.

El venezolano Andrés (nombre ficticio para proteger su identidad), dijo a El Comercio que su periplo duró nueve días: comenzó en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil y finalizó, a pie, en Laredo, Texas. El zuliano indicó que pagó a un coyote 13.000 dólares por él, su esposa e hijo de tres años, un dinero que le prestó un familiar que vive en Florida

1111
Los viajes irregulares a Estados Unidos pueden costar a los venezolanos entre 1.500 y 4.500 dólares por persona. | Foto referencial: Bill Melugin

Caracas.- Los tentáculos de los coyotes (o traficantes de inmigrantes) llegan a Ecuador y apuntan a los venezolanos migrantes deseosos de alcanzar un mejor futuro en Estados Unidos después de que la pandemia empeorara sus vidas en el país andino, reseña El Comercio este jueves 17 de junio.

Las ofertas llegan a través de las redes sociales e incluso por audios de voz, refiere la nota del diario ecuatoriano, al añadir que los viajes irregulares a Estados Unidos pueden costar a los venezolanos entre 1.500 y 4.500 dólares por persona, cifra que es inferior a lo que cancela un migrante ecuatoriano, que alcanza 15.000 dólares en promedio.

Los mensajes de los coyotes han tomado fuerza en los últimos tres meses en Ecuador. Y los datos de la Subsecretaría de Migración de Ecuador ponen en evidencia este modus operandi, al establecer que entre enero y mayo de 2021 han salido desde los aeropuertos de Quito, Guayaquil y Latacunga hacia México 635 venezolanos.

Sin embargo, apenas 178 regresaron a Ecuador en ese lapso. Andrew Castro, de la Fundación Mueve, dijo a El Comercio que han asistido en Guayaquil durante los dos últimos meses en 12 casos de personas que fueron deportadas desde México.

¿Cómo es el periplo de los venezolanos desde Ecuador? El de Andrés (nombre ficticio para proteger su identidad) duró nueve días y se inició en mayo, en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil. El periplo incluyó viajes aéreos y terrestres y recorridos a pie. Pagó 13.000 dólares por él, su esposa e hijo de tres años, un dinero que le prestó un familiar que vive en Florida.

El zuliano dijo a El Comercio que había contactado a un coyote al que nunca conoció en persona. La comunicación fue siempre vía Whatsapp o llamadas telefónicas. Precisó que viajó en vuelo directo hasta la Ciudad de México, por vía terrestre llegó a Monterrey y luego a Ciudad Acuña, donde cruzaron el río Bravo para finalizar a pie en Laredo, Texas, Estados Unidos.

LEE TAMBIÉN

¿Es posible para los venezolanos obtener asilo en EE. UU. tras cruzar por México?

“Cuando cruzamos nos entregamos a la policía americana; nos llevaron a un centro de refugio y, por el niño, nos aceptaron el inicio de la solicitud de asilo; con ello nos dejaron salir y venir a Orlando”, contó el diario ecuatoriano. En mayo viajó también Lorena (nombre ficticio) junto con su esposo. La venezolana indicó que fue un compatriota quien les gestionó todo el viaje, por el que cancelaron 9.000 dólares. Ambos, refiere la nota de El Comercio, salieron de Quito y llegaron al aeropuerto de Ciudad de México, donde el coyote hizo los arreglos necesarios con personal de migración para evitar una deportación, pues la pareja ya había intentado por su cuenta entrar de forma irregular a Estados Unidos en enero pero no lo logró.

Otros venezolanos migrantes en Guayaquil, identificados como Pablo y Pedro (nombres ficticios), dijeron al sitio web ecuatoriano que preparan su viaje rumbo a México para cruzar con coyotes a Texas. En el caso de Pablo, prevé cancelar 3.800 dólares para alcanzar el sueño americano.

Lee la nota de El Comercio aquí

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.