18.7 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

Colombiano dejó Venezuela por la crisis y emprendió en su país natal

Tras vivir 14 años en Portuguesa y ser alcanzado por la crisis económica de Venezuela, el colombiano Charly Loaiza decidió probar suerte en su país natal, donde actualmente logra dirigir una óptica que genera cinco puestos de empleo

-

Jeimmy Paola Sierra

Medellín.- Cansado de la crisis económica de Venezuela, el colombiano Charly Loaiza decidió regresar a su país natal tras pasar 14 años viviendo con su familia en el estado Portuguesa. Al llegar a Medellín se destacó como conductor de Uber y fue buscando surgir hasta que logró impulsar su empresa de servicios de optometría y venta de gafas.

«Volví casi como un turista, pero a trabajar. No conocía la ciudad ni la realidad del país porque me fui en 2004. Arranqué endeudado, con ilusiones y desde cero», expresó a Efe Charly Loaiza Monsalve, el gerente y propietario de IPS Óptica Punto Lentes.

Hoy su emprendimiento marcha bien. Ya genera 5 empleos formalizados y 20 empleos indirectos, marca diferencia entre las otras ópticas del centro de Medellín y fue nominado al premio Famiempresario Interactuar del Año 2021 en la categoría «Empresa Joven», por un crecimiento organizado, ventas y proyección.

Quiebra y otro nuevo comienzo

Loaiza, de 39 años, habla animado de planes de mercadeo, capacitaciones y abrir nuevas sedes, pero su realidad en 2018 era muy distinta. Ese año dejó atrás al estado de Portuguesa en contra de la voluntad de su familia, que se asentó allí por dificultades económicas.

Venezolanos sobreviven a selva del Darién: Ni a mi peor enemigo se la recomiendo

«Mis papás eran empresarios del sector confecciones. Tenían una fábrica de ropa interior en Medellín, pero se quebraron y tuvieron que emigrar a Venezuela», recordó el emprendedor.

Su alma de comerciantes le permitió a los Loaiza Monsalve resurgir con unas tiendas de ropa, pero la crisis los alcanzó. En ese país solo había dinero para artículos de primera necesidad, así que debieron transformar sus locales de lencería en carnicerías.

«Viendo la situación y la falta de calidad de vida, porque allá se sobrevive, decidí regresar a Colombia», contó Charly.

A su llegada, con pocos ahorros montó un supermercado que nunca despegó, pero las experiencias del pasado lo prepararon para otro nuevo comienzo. Ya lo había hecho junto a sus padres y hermano en Venezuela; por ello replanteó las cosas y se aventuró a probar con una óptica, mientras se sostenía manejando Uber.

Impulso financiero y capacitación

Tras encontrar acceso financiero y acompañamiento en la Corporación Interactuar, donde cursó el programa Método Base de Aceleración (MBA), se empecinó en darles a los clientes «experiencias visuales satisfactorias», en servicios de formulación y refracción de gafas, además de vender productos oftálmicos.

Este programa, que desarrolla Interactuar en alianza con la ONG belga Actec, el Gobierno de Navarra y la Fundación del Valle, tiene como objetivo acompañar a empresarios y agroempresarios para incrementar su competitividad y acelerar el crecimiento empresarial.

En 2020, la pandemia puso a prueba a Charly y a IPS Óptica Punto Lentes.

Le sirvió para reinventarse y buscar un nuevo modelo de negocio con las gafas.

«Era una nueva realidad. Había que salir a vender, hacer los exámenes en casa y ubicar a los pacientes de otra manera», sostuvo el empresario, quien aprovechó el confinamiento para «estudiar mucho» con los talleres virtuales que los laboratorios dictan sobre óptica, visión y salud visual.

Venezolano llega a España tras salir de Ucrania: “Viví una película de guerra”

Recientemente dio un nuevo salto con su emprendimiento. Junto al equipo que conformó, con expertos en la materia, realiza brigadas de salud en empresas con jornadas en las que atienden a más de 150 personas, con lo que aumentó su impacto.

A ese nicho que sigue explorando, le agregó un fortalecimiento al canal de comercio digital y las redes sociales para seguir creciendo en otras direcciones.

«A pesar de ser tan nuevos, lo estamos haciendo bien. La pandemia nos enseñó a ser más previsivos, a no pensar solo en el día a día. Tengo un futuro próximo planeado. Hemos ido creciendo en conocimiento y formación, por eso la meta este año es abrir otro punto en Itagüí y tener otra sede», señaló Loaiza.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a