21.1 C
Caracas
sábado, 1 octubre, 2022

Colombia  | Un venezolano seduce a Cali con su pasión por la música llanera

Se ha subido al escenario con artistas como Luis Silva. Antonio Facure es un músico venezolano que domina el cuatro, la mandolina, la bandola llanera y la guitarra, entre otros instrumentos. En 2018 emigró a Cali, Colombia, ciudad donde promueve la cultura de su país natal y la música llanera y oriental con la agrupación Llano y Melodía

-

Por Rubén Vásquez

Caracas. Definida como el arte de crear sonidos respetando principios como la melodía, la armonía o el ritmo, la música también es entendida como un medio para regular las emociones, permitiendo evocar experiencias y recuerdos agradables. Bajo esta premisa, el venezolano Antonio Elías Facure Cova (@antoniofacure) transmite su pasión por la música venezolana en Cali, Colombia.

En una entrevista para El Pitazo, Facure contó que su pasión por la música comenzó cuando era niño y vivía en la ciudad de Caracas, con su madre. Sin embargo, durante su infancia se mudaron a Carúpano, en el estado Sucre, donde inició sus estudios de música.

“Yo comencé los estudios musicales en una escuela de Carúpano a los 11 años de edad. Pero en sí, empecé a tocar en lugares públicos a partir de los 17 años. Los instrumentos que toco son el cuatro, la mandolina, bandola llanera, bandola oriental, el bajo eléctrico y también la guitarra”, comentó.

Antonio Facure dijo que emigró a Colombia en 2018, específicamente a la ciudad de Cali, donde comenzó trabajando como músico de un grupo de mariachi. Enseguida conoció a otro músico venezolano que había fundado el grupo musical Llano y Melodía, con el cual continúa trabajando en la actualidad.

Pasión y amor por la música venezolana

La ciudad de Cali es conocida como la capital mundial de la salsa, pero esto no detiene al venezolano en su propósito de cautivar al público colombiano con su música llanera  junto a la agrupación con la que se presenta. Además, Facure busca dejar su huella y dar a conocer también la música oriental.

“Hemos tenido buena receptividad. Cali está más hacia el sur del país, muy poco se conoce lo que es la parte de la música llanera venezolana porque acá lo que más se escucha es salsa. Sin embargo, sí hay colombianos que conocen algo de la música llanera y han sido bastante receptivos”, aseguró.

Antonio destaca las oportunidades que ha conseguido tras haber emigrado a Colombia, puesto que, con Llano y Melodía, agrupación también conformada por otros venezolanos, acompañó sobre el escenario a artistas como Luis Silva o Corina Peña. Además, en el mes de julio, la agrupación ganó el primer lugar en el 34 Festival Hatoviejo Cotrafa Música Andina y Llanera Colombianas.

“Ha sido un reto la integración de la música venezolana, pero sí nos hemos ido colando poco a poco. Tuvimos la oportunidad de trabajar con la agrupación Herencia de Timbiquí, muy reconocida acá, y hemos compartido con ellos; les fascina mucho la música llanera venezolana”, detalló.

Un camino de aprendizaje

Antes de emigrar, Antonio Facure también se dedicaba a la música en Venezuela, donde trabajaba en una escuela y en el Sistema de Orquestas. Asegura que unos de sus grandes logros fue haber sido el director fundador del programa Alma Llanera del núcleo Carúpano, un proyecto que educaen el mundo de la música a niños y jóvenes, una iniciativa que aún se mantiene en el estado Sucre.

Sin embargo, la situación política, económica y social que afecta a Venezuela fue el detonante para que Facure decidiera emigrar junto a su esposa en mayo de 2018 a suelo colombiano, donde pudo continuar su pasión por la música.

“La música venezolana representa todo para mí. La música venezolana en sí, no hablando solamente de la música llanera, sino hablando de toda la música oriental, del sur, del centro, es muy bonita. La música venezolana es muy rica a nivel general. Para mí, me representa mucho. Es todo, comenta.

Ahora, destaca que su intención es seguir dando a conocer la música y la cultura venezolana en más lugares de Colombia. Además, a los venezolanos que como él se encuentran luchando por sus sueños, les dice: “En la constancia está el éxito, porque no debemos desmayar en el momento que creemos que la cosa se va cerrando, no, hay que seguir adelante. Los buenos somos más”.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a