22 C
Caracas
martes, 29 septiembre, 2020

Continúa varada en aeropuerto de México venezolana y su hija

La empresa Aeroméxico argumenta el riesgo que representa para la aerolínea el traslado de ciudadanos venezolanos y por ello ofreció vías alternas para el traslado de Pérez y su hija, que fueron rechazadas por la afectada

-

Los Teques.- Cinco días sin retorno y sin destino cumple la venezolana Andrea Pérez y su hija de nueve años de edad, en el Aeropuerto de México, luego de que el martes 24 salió en un vuelo Bogotá-Ciudad de México con destino a París, Francia. Pero al llegar a la puerta de abordaje del vuelo que la llevaría a la capital gala le negaron el acceso por tener prohibición de sobrevolar suelo estadounidense.

Andrea salió sin contratiempos hacia México, pero cuando intentó abordar el vuelo de Aeroméxico con destino a la capital francesa se le negó abordar por “problemas migratorios”.

Para martes 24 de septiembre ya llevaba, junto con su hija, varios días de carretera en bus desde Cúcuta a la capital colombiana, donde tomó el vuelo que la llevó al aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México.

Pérez señala que compró los boletos con esas escalas, porque sus familiares viajaron en la misma modalidad.

Comenta la joven diseñadora que fue con su hija a la puerta 54 para presentar el boarding pass. Allí, el agente de la compañía – de nombre Juan Carlos- le anunció que no podía viajar, porque, según, no cumplía con los requisitos requeridos para la entrada a Francia. 

Dejándome así sin explicaciones en el aeropuerto de México y tener que pasar una noche sin dinero para un hotel o algo de comer, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que voy acompañada con una menor de edad”, comentó.

- Advertisement -

Luego de eso se dirigió al área L2, donde le indicaron que debía consignar un documento donde la República de Francia le daba autorización para ingresar a su territorio. 

Mi hermana y mi cuñado son residentes franceses, hablaron por teléfono a través del call center y les dijeron que tenía que escribirles un correo explicando la situación para que puedan darme una respuesta y poder saber cómo vamos a resolver este problema”, dijo.

Luego de eso, cuando la aerolínea tuviera en físico la “attestation d’accueil” (permiso de ingreso a Francia) sería suficiente requisito para emitir un nuevo boleto para el jueves 26, “pero luego de eso dijeron que eran las autoridades francesas que negaban la entrada”.

La hermana de Pérez, residente francesa, acudió a las autoridades de inmigración de esa nación y le indicaron que las autoridades europeas no habían negado el ingreso al territorio a Andrea Pérez y su hija.

Como prueba tenemos un correo escrito por la policía de inmigración con el sello de las autoridades pertinentes a autorizar el ingreso al territorio”.

“Prohibición de sobrevolar suelo estadounidense”

Esa misma tarde, una supervisora le informó a Pérez en el aeropuerto Benito Juárez que posiblemente le permitirían viajar en el vuelo de las 6:00 de la tarde. 

La supervisora July Garrido tomó mi caso, enviando nuevamente toda la documentación. Me explicó que el CBP de Europa no recomendaba mi embarque porque podía ser objeto de retorno por parte de las autoridades francesas y ellos se exponían a una multa, aún viendo el documento que expidió la Policía Nacional de Inmigración Francesa”, relató Pérez, en una conversación vía telefónica.

Esa noche tuvo que dormir de nuevo en las sillas del aeropuerto mexicano.

En la mañana del 26 de septiembre conversó con otro supervisor quie le informó que estaban en seguimiento con su caso y que podía abordar el vuelo de las 6:00 de la tarde. “Minutos más tarde me dicen nuevamente que no podía abordar, porque era la CBP de Estados Unidos la que no autorizaba el viaje, ya que la ruta sobrevuela territorio norteamericano”, dijo.

Como no tuvo  una respuesta certera, Andrea se dirigió a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en el aeropuerto para exponer su caso. “A los agentes le dan una información diferente, que ahora era la Interpol que emitió una alerta, por la cual yo no podía embarcar. Obligándome nuevamente a esperar dentro del aeropuerto”, dijo.

Sin explicación

Este domingo, Andrea cumplió 120 horas esperando en el aeropuerto y la aerolínea mexicana le envió (el viernes) una notificación de que le reembolsaría el costo de los boletos en pesos mexicanos, sin darle una confirmación de por qué no podía sobrevolar el territorio norteamericano.

La empresa explica la tensa situación y el riesgo que representa para la aerolínea el traslado de ciudadanos venezolanos, por lo tanto ofreció vías alternas para el traslado de Pérez y su hija; sin embargo, dichas opciones fueron rechazadas por la afectada. 

Asimismo, la aerolínea manifestó que estaba dispuesta a devolver el dinero de los boletos y ofrecer posibilidades de alimentación ante este caso.

Todo lo cumplieron hasta este sábado donde le dijeron que no le costearían más los gastos, porque la aerolínea ya había ofrecido enviarla de regreso a Bogotá en un vuelo, para que de ahí Andrea y su hija buscaran otra alternativa para viajar a Francia.

La afectada se negó y rechazó las informaciones que circularon por sus supuestos nexos familiares con el chavismo. 

Recientemente, las autoridades estadounidenses emitieron un comunicado en el que prohibían viajar a ese país a funcionarios del Gobierno de Maduro y sus familiares.

Con el caso se Pérez se suma una nueva historia a los conflictos migratorios y restricciones que estarían enfrentando venezolanos al salir del país.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado