22.7 C
Caracas
sábado, 22 junio, 2024

Chile | Venezolana sale de las aulas de clase para vender joyería

Pese a haber revalidado su título en docencia, la venezolana Judith Belandria decidió dejar a un lado los salones de clases y emprender al ofrecer anillos de compromiso, cadenas y coronas para quinceañeras en Chile

-

Caracas.- La migración hace que migrantes venezolanos busquen alternativas para poder sustentarse en sus países de acogida, muchas veces dejando a un lado sus profesiones y dedicándose al comercio. Judith Belandria dejó su labor de docente y hoy en día ofrece joyas hechas en plata a la comunidad de Chile.

Belandria, de 56 años, llegó a Chile seis años atrás y durante toda su estadía fue solicitante de refugio. Tras revalidar su título como docente trabajó dando clases como profesora jefe y como profesora de artes.

Vivir en Portugal: con esta vista puedes buscar trabajo en el país europeo

«Quise regresar a Venezuela en 2020 pero justo cuando tenía todo listo, llegó la pandemia y me quedé aquí en Santiago de Chile (…) Antes de emigrar yo vendía joyas de plata. Aquí fui un día a ver joyas y quise volver a ofrecerlas; esto lo hice antes de dejar de ser docente», contó a El Pitazo.

Tras la pandemia, la venezolana decidió irse de Santiago y establecerse en La Serena, una comunidad costera. Una vez allí decidió continuar ofreciendo las prendas de plata, fijándose en los modelos que se podían encontrar usualmente en la zona para ofertar diseños que fueran totalmente únicos y que no pudieran encontrarse en otro sitio.

«Yo no quería dar clases online, no me gusta. Aquí -en La Serena- es como un pueblito (…) Me traje mis joyas y los empecé a ofrecer en la urbanización a la que me mudé con mi esposo y me empezó a ir muy bien. Vendía cadenas, anillos y más», dijo.

La venezolana también comenzó a vender sus joyas en redes sociales, lo que le ayudó a generar más ventas y no hubo necesidad de volver a retomar sus actividades como docente. «Lo que más vendo son anillos de compromiso, cadenas de plata, de todo un poco. También he comenzado a ofrecer joyas de fantasía (…) Considero que me ha ido bien. Hay que ser constante, ‘echarle pichón’ como decimos nosotros», contó la venezolana.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a