Algunos de los funcionarios que sirvieron a la Revolución Bolivariana están fuera del país como migrantes, perseguidos, exiliados, sancionados o presos por corrupción

.

Redacción Benytza González

.

El fracaso del modelo político-económico promovido durante los últimos 20 años en Venezuela, bajo los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, ha generado una crisis política, económica, social y humanitaria sin precedentes. Hiperinflación, devaluación y pobreza se cuentan entre las razones que han forzado la salida de más de cuatro millones de connacionales del país desde 2015. Para finales de 2019, se estima que la diáspora supere los cinco millones de personas.

En este contexto, la migración es el resultado de la búsqueda de oportunidades económicas y mejoramiento de la calidad de vida. Pero, además, es una expresión de desacuerdo con el rumbo por el que se ha conducido a la nación, donde lo más seguro es la inestabilidad y lo que abunda es la escasez.

Paradójicamente, hay quienes luego de haber sido durante años parte de la dirección del país, de haber ejercido el poder, permitirse cierto estatus económico y defender ideológica y políticamente las acciones de estos gobiernos, también han dejado el territorio venezolano.

Tras el socialismo del siglo XXI, la crisis y la escasez, hoy se llaman disidentes y ninguno eligió como destino una nación con un gobierno de izquierda o de economía socialista. Todos han dejado el país buscando un futuro que no es posible en la Venezuela actual, de la que son corresponsables.

¿Qué hacen algunos de estos personajes chavistas – maduristas en el extranjero?

Según las condiciones en las que se haya producido la salida del país, los chavistas disidentes en el extranjero pueden ser migrantes, exiliados, perseguidos y, los menos de ellos, presos por corruptos.

Podemos encontrar a exfuncionarios chavistas que desarrollan actividades diferentes del ámbito político, buscando un bajo perfil, como, por ejemplo, Hiroshima Bravo, Gabriela Ramírez, Richard Peñalver o Andrés Izarra. También están los acusados de traición y perseguidos por el gobierno de Maduro, entre los que se cuentan Rafael Isea, Christopher Figuera y Rafael Ramírez.

Además, están los que han sido investigados y sancionados, como Francisco Rangel Gómez, y los detenidos, juzgados y/o condenados por tramas de corrupción, luego de varios años en el exterior disfrutando del producto de los ilícitos cometidos, como Alejandro Andrade.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?