Barranquilla brindó solidaridad a venezolanos en el Arepazo Mundial

meta_valyy

Barranquilla.- Una fiesta gastronómica de hermandad y solidaridad se vivió con total éxito en el Octavo Arepazo Mundial, celebrado el sábado 14 de septiembre en la ciudad de Barranquilla.

Más de 2.000 personas visitaron el espacio donde la Asociación Venezolanos en Barraquilla logró ubicar, en tres estaciones, la variedad de arepas criollas asadas, lideradas por la popular Reina Pepiada, la Pelúa, Dominó y la Sifrina. También los postres típicos como el quesillo y las tortas endulzaron a los comensales.

Pilín León junto al grupo de voluntarios en el Arepazo. Foto: Miguel Ángel González

A las 8:00 de la mañana, los voluntarios prendieron los carbones para comenzar el asado de las masas redondas de harinas de pan. Poco a poco se ordenaron en sus puestos para atender a la gente.

José Elías Curiel de Carora, estado Lara, fue el migrante que se comió la primera Reina Pepiada del evento. “La arepa es una delicia y es un gran orgullo ser el primero que inicia esta actividad con el sello auténtico venezolano, que sirve para fortalecernos y reencontrarnos con nuestra gente”, dijo emocionado con su acento guaro.


LEE TAMBIÉN: 

¡VIVA LA AREPA!: MIGRANTES VENEZOLANOS UNIVERSALIZAN EL POPULAR PLATO CRIOLLO

Barranquilla es una ciudad de migrantes y en el Octavo Arepazo Mundial sirvió para unir a diferentes naciones en torno al sabor de la cocina venezolana.

Un total de 1236 arepas se vendieron en Barranquilla. Foto: Miguel Ángel González

“Esto es maravilloso, espectacular y, sobre todo, la finalidad benéfica social que tiene el Arepazo. Me encanta apoyar y colaborar. Aquí estoy en lo que pueda servir. Probé la Reina Pepiada y la arepa rellena de pollo y queso”, dijo con satisfacción a El Pitazo, la cubana Candy Justiz, quien tiene más de 30 años residenciada en la capital del departamento del Atlántico en Colombia.

“De Venezuela me encanta su gente, su amabilidad y su alegría”, precisó mientras compartía con sus amigas.


LEE TAMBIÉN: 

CON LOS AREPAZOS DE EL PITAZO LOS CIUDADANOS SE ACTUALIZAN CON LAS INFORMACIONES

Nayibe Ordoñez, oriunda de Sincelejo, una ciudad del Caribe colombiano conocida por el festival de las corridas de toros “Corralejas”, resaltó que “es muy bonito ver a esta cantidad de personas. Me encanta estar reunidos con mis hermanos venezolanos y compatriotas”.

De Venezuela, Ordoñez añade que conoce a Maracaibo, luego de visitarla hace dos años. “A pesar de todo, me encantó el Lago, su gente y varios sitios. Me imagino que hace muchos años atrás debió ser muy bella la ciudad”, comentó en contraste con la terrible situación del sistema eléctrico que padecen los zulianos.

Alemanas voluntarias por los venezolanos

Las jóvenes Elisa Pollec, Paula Welsch y Leonie Reilse son tres universitarias alemanas que están en un intercambio estudiantil con la Universidad del Norte y llegaron al evento para conocer más de la gastronomía venezolana. “Las arepas venezolanas son muy diferentes, porque tienen rellenos de pollo, queso, aguacate y son más crujientes que una arepa barranquillera”, dijo sonriente Pollec.

“Estar compartiendo con colombianos y venezolanos es muy positivo porque se puede lograr una integración cultural entre los tres países. “No hemos viajado a Venezuela, porque es muy peligroso. Pero los venezolanos son gente amable”, agregó Pollec con la esperanza de que la situación mejore y puedan visitarla algún día.

Las alemanas Polec y Reilse estudian Negocios Internacionales, mientras que Welsch Ingeniería Civil y para ayudar a las obras sociales de la Asociación Venezolanos en Barranquillas decidieron ser parte de la organización como voluntarias.

La arepa venezolana impone récord

La presidenta de la Asociación Venezolanos en Barranquilla, Pilín León, se mostró satisfecha por la asistencia masiva y el apoyo de las instituciones públicas, privadas y la gran fuerza humana de voluntarios, “quienes le pusieron un gran corazón para lograr el total éxito de esta fiesta gastronómica. Estamos satisfechos, porque pudimos superar las expectativas y los números del año pasado”.

Un total de 1.236 arepas se vendieron en la fiesta gastronómica, donde la Reina Pepiada fue la preferida al superar la marca del año pasado de 1.015.

José Elías Curiel de Carora, estado Lara, fue el migrante que se comió la primera Reina Pepiada del evento. Foto: Miguel Ángel González

La exmiss Mundo 1981 puntualizó que seguirán realizando jornadas sociales de asistencia para impulsar el apoyo y ayuda a los connacionales y colombianos retornados.

DÉJANOS TU COMENTARIO