18.7 C
Caracas
domingo, 22 mayo, 2022

Aragüeño arrollado en Perú conversó con familiares horas antes de morir

José Luis García Gil falleció arrollado con otros venezolanos en una carretera de Lima. Pretendía recorrer a pie y en cola 4.000 kilómetros entre Perú y Venezuela. Por la pandemia no tenía trabajo y fue echado de la habitación donde vivía. Familiares piden apoyo para repatriar su cuerpo

-

Maracay.- José Luis García Gil, oriundo de la Victoria, estado Aragua, tenía más de un año en Perú, país a donde decidió emigrar para poder mantener a sus padres, esposa y tres hijos.

La pandemia lo hizo salir de Lima y se unió a una caravana de 10 venezolanos. Todos decidieron regresar a pie y en cola por la carretera panamericana limeña, en un recorrido de más de 4.000 kilómetros.

LEE TAMBIÉN

Arrollados en carretera de #Perú: “el conductor solo nos pasó por las piernas y se fue”

Pero no pudo completar la caminata de regreso. Un camión cisterna a alta velocidad, aproximadamente a las 5:30 de la madrugada del 1°de mayo, atropelló al grupo en la carretera, a la altura de La Fortaleza, en Paramonga. Uno de los tres fallecidos fue el victoriano, de 29 años de edad.

La carretera Panamericana de Perú es una vía expresa donde circulan vehículos a altas velocidades | Foto: capture video realizado por José Luis

Cinco horas antes del accidente

José Luis tenía tres días caminando. Incluso grabó parte del recorrido que hoy queda como testimonio de la hazaña que emprendió para retornar a Venezuela.

Los venezolanos hacían paradas para descansar y comer. Dormían a un lado de la panamericana, una vía expresa muy transitada por vehículos y camiones que circulan a alta velocidad. Yoysevel García, la hermana mayor, horas antes del trágico accidente habló por notas de voz y mensajes con el joven aragüeño. Él le contó del regreso a casa.

«Hablé con él temprano y como a las 12:30 am, cinco horas antes del accidente», relató Yoysevel.

El Pitazo tuvo acceso a la última conversación de los hermanos. Allí José Luis, que vivía en una habitación compartida con otro venezolano, en San Juan de Miraflores, explicó que lo habían echado de la residencia y debía desalojar el último de abril.

LEE TAMBIÉN

Mueren ocho mineros tapiados en mina de El Callao

«Yo me vine a ring pelao. No tenía la habitación que compartía con otro pana. Nos corrieron, nos mandaron a desalojar porque el mes pasado no lo pagamos. El dinero del arriendo lo agarramos cuando comenzó la cuarentena para comprar comida (…) Estaba en un cuarto de dos por dos y debía irme. A veces trabajaba en la moto, a veces no. Hubo un día que no comí nada y al dia siguiente comí pan con agua. Yo me dije: me tengo que escapar, si no me quedo en Colombia bajo a Venezuela a ver qué es lo que es y ya. Pero no podía quedarme allí. La cuarentena en Perú es para largo, todos los días suben los casos y el presidente no dice nada de los venezolanos«, comentó en el audio.

José Luis también destacó que así como lo corrieron de una habitación y fue objeto de xenofobia en Lima, en el camino encontró otro tipo de gente, peruanos más amables que le tendieron la mano.

«Yo me vine sin medio, pero gracias a Dios, si te soy sincero, en tres días que tengo caminando he comido más que en toda la cuarentena, porque la gente nos dio agua, frutas y comida. La conductores nos lanzaban alimentos desde los vehículos, porque somos muchos caminando entre peruanos y venezolanos».

Un trágico amanecer

Cinco horas después de la conversación con su hermano, Yoysevel recibe la mala noticia: tres venezolanos fallecieron y otros cinco resultaron heridos después de ser atropellados por un camión cisterna que se dio a la fuga. José Luis había muerto en el lugar.

Uno de los sobrevivientes, que compartió la ambulancia del Servicio de Atención Móvil de Urgencia (Samu) con el joven aragüeño relató parte de lo ocurrido:

«Después de las 5:30 am pasó una gandola y nos llevó a todos por delante. Estábamos descansando cuando el camión nos pasó por las piernas y dejó a cinco personas graves. José Luis no aguantó, no podía respirar, se puso amarillo y comenzó a convulsionar. No aguantó. Lo montaron en la ambulancia conmigo pero ya había muerto», dijo.

En tres días de caminata, el grupo de venezolanos recibió un aventon en un camión. El momento fue capturado en video por José Luis | Foto: capture video realizado por José Luis

Familia clama por repatriación del cuerpo

José Luis García Gil estuvo en 2017 y por un año en Argentina, pero se regresó a Venezuela porque su padre estaba delicado de salud. A comienzos de 2019 hace de nuevo maletas y se va a Perú, donde trabajó como barbero y mototaxista. Al comienzo, el dinero alcanzaba para mantener a la familia en La Victoria.

Así lo cuenta Giolver Ramírez, hermano de José Luis: «Él se fue para darle una mejor vida a su familia. Se fue solo, aquí quedaron su esposa y tres hijos, de diez, cinco y tres años. Allá trabajaba y mandaba sus realitos para sus hijos y sus padres. Trabajaba de barbero y a veces como mototaxista», dijo.

Lamentó que a su hermano lo sacaran de la habitación porque la pandemia no lo dejaba salir a trabajar. «No tenía con qué comer ni pagar el arriendo. Todo eso lo hizo volver. La madrugada del 1° de mayo se acostó a dormir en un mal sitio», expresó Giolver.

La familia del aragüeño está destrozada. Es la primera vez que pierden un ser querido tan cercano y como son personas de pocos recursos no pueden repatriar el cuerpo del joven. Por eso solicitan apoyo del personal diplomático venezolano y peruano para facilitar el regreso de José Luis a casa.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a