Al menos 10.000 venezolanos con VIH han emigrado para salvar sus vidas

Los migrantes venezolanos pertenecientes a la comunidad Lgbti buscan acceso a la salud y medicamentos al llegar al país receptor. Sin embargo, esta tarea se complica por dificultades para acceder al sistema sanitario debido a la discriminación por su nacionalidad, expone el análisis del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello sobre movilidad y diversidad

213
Migrantes venezolanos Lgbti han sido víctimas de más de 20 tipos de violencia. Foto cortesía Red Somos

Caracas.- Entre 8.000 y 10.000 venezolanos han abandonan el país en busca de tratamientos para VIH que les permitan salvar sus vidas, revela una investigación del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), dirigido por la socióloga Ligia Bolívar.

El informe, titulado Movilidad y diversidad. La salud física y mental de personas migrantes y refugiadas venezolanas en relación con su orientación sexual o identidad de género, expone datos recabados entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, mediante los cuales se analiza el tema de la salud física y mental de migrantes y refugiados venezolanos que forman parte de la comunidad Lgbti.

Destaca el documento que las vulnerabilidades de la población migrante venezolana perteneciente a la comunidad Lgbti suelen ser mayores debido a los problemas que enfrentan, provocados por su orientación sexual o de identidad de género, un hecho que en muchos casos los lleva a ser víctimas de discriminación.

Asimismo, la investigación señala, con base en un estudio elaborado por la Red de Movilidad Humana Lgbti+, que los migrantes venezolanos pertenecientes a la mencionada comunidad han sido víctimas de más de 20 tipos de violencia en Colombia, Ecuador y Chile. Las expresiones hostiles van desde las burlas hasta el asesinato.

Acceso a tratamientos para VIH

Según datos de la Acción Ciudadana Contra el Sida (Accsi), los venezolanos migrantes con VIH se dividen en tres grupos. El primero está compuesto por personas que estaban en tratamiento desde hace más de 10 años, y debido a la crisis del sector salud, sus médicos les recomendaron migrar; el segundo grupo lo integran personas que fueron diagnosticadas después de iniciada la crisis del sector salud en Venezuela y sus médicos les recomendaron migrar porque no tendrían acceso a tratamiento; el tercer grupo está formado por jóvenes que practicaban sexo por supervivencia y abandonaron el país sin saber que estaban infectados.

El informe del CDH de la Ucab advierte además, con base en el estudio de la Red de Movilidad Humana Lgbti+, que lo que más demandan las personas pertenecientes a la comunidad al llegar al país receptor es el acceso a la salud y medicamentos. Sin embargo, destaca que en algunos países las personas con VIH enfrentan dificultades para acceder al sistema de salud por los protocolos de atención y discriminación debido a su nacionalidad o estatus migratorio.

La salud mental queda a un lado

La investigación del CDH de la Ucab también destaca que el tema de la salud mental de las personas en situación de movilidad es poco visibilizado debido a que las ayudas humanitarias suelen enfocarse en la alimentación, salud física, vestimenta y vivienda.

La discriminación contra las personas Lgbti lleva a la segregación y la exclusión en espacios laborales, educativos, sociales y de salud, entre otros, subraya el informe.

Entre los hallazgos del estudio está que pese a que la protección de la salud física se presenta como una motivación de las personas Lgbti para salir de Venezuela, no existe información suficiente que permita afirmar que este sector de la población abandona el país en búsqueda de protección de su salud mental.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.