Yaxury Solórzano estará este viernes 30 de abril con su familia en el acto de beatificación de José Gregorio Hernández, como muestra de agradecimiento por el milagro que le salvó la vida en 2017. La niña de 14 años dice que su fe en el venerable es inquebrantable

VEA TODA LA INFORMACIÓN RELACIONADA AQUÍ

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es CINTILLO-PARA-LAS-NOTAS-final-1024x95.jpg
Por: María Eugenia Díaz

Cuatro años después de estar al borde de la muerte, Yaxury Yulimar Solórzano ahora sonríe junto a su familia, mientras conversa con El Pitazo. Este viernes 30 de abril estará en Caracas, con sus padres y sus hermanas, en la ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández, el “Siervo de Dios” a quien se le atribuye el milagro que en 2017 le salvó la vida a esta joven guariqueña. 

“Tengo una fe tan grande que nadie me la quita”, dijo Yaxury en su residencia, ubicada en Puerto Miranda, en las cercanías del puente María Nieves, que une los estados Guárico y Apure.

La adolescente de 14 años tiene intactos los recuerdos de la noche del 10 de marzo de 2017. Mientras iba en una motocicleta con su padre, Julián Solórzano, en la comunidad rural Mangas Coveras, situada en el municipio Guayabal del estado Guárico, unos individuos intentaron asaltarlos. Cuando huían, uno de los delincuentes disparó con una escopeta y una bala le pegó en el cráneo, “detrás de la oreja derecha”.

“Desde ese momento no supe más nada de mí. Pero me contaron que mis padres me agarraron y me trasladaron desde Mangas Coveras hasta San Fernando de Apure, gracias a la ayuda de los vecinos. Un muchacho nos llevó cerca de Guayabal y allí nos esperaba una ambulancia”, destaca la jovencita.

Yaxury sufrió una grave lesión: perdió parte del hueso craneal con exposición de la masa encefálica. Desde Guárico, la joven fue trasladada al Hospital Dr. Pablo Acosta Ortiz, en San Fernando de Apure. En medio de la desesperación sus padres mantuvieron la fe.

A pesar de que el pronóstico de salud de la niña era reservado, Carmen Yackelin Ortega, madre de Yaxury, asegura que el doctor José Gregorio Hernández tocó a su hija desde la cabeza a los pies y le dijo: “Quien va a operar a Yaxury soy yo, pero las manos que estarán presentes serán las del médico tratante. Tenga fe y más nada”. 


Él está conmigo todo el tiempo; en estos momentos está a mi lado

Carmen Yackelin Ortega, madre de Yaxury

Yaxury fue intervenida el 12 de marzo de 2017 y Carmen afirma que el propio José Gregorio Hernández le aseguró que su hija se recuperaría pronto. Cuando estaba en la sala de cuidados intensivos, mientras el equipo médico se preparaba para la intervención quirúrgica con el fin de extraer la bala del cráneo de la niña, la mujer sintió la presencia de José Gregorio Hernández.

Después de la larga intervención y la recuperación de la niña, Carmen pudo respirar. “Sentí una alegría muy grande cuando supe que Yaxury estaba fuera de peligro; me sentí muy feliz. La fe es lo mejor. Tengan fe y crean en los santos, porque ellos existen”, agrega.

Es una cuestión de fe

Julián no olvida el episodio donde casi pierde a su hija. Al mismo tiempo agradece la intervención divina del venerable José Gregorio Hernández, así como el trabajo del equipo médico que operó a Yaxury en el Hospital Pablo Acosta Ortiz, de San Fernando de Apure.

Julián comenta que sintió miedo cuando los asaltantes se aparecieron en el camino. Su reacción fue acelerar la moto, pero cuando Yaxury le dijo que estaba herida perdió el control, cayeron al piso y luego corrió rápidamente a auxiliar a la niña.

“Agarré a mi niña y me fui corriendo, porque el hecho ocurrió cerca de la casa y la gente al escuchar los tiros vino a ayudarnos. Llegó un vehículo para trasladarnos; la montamos, agarramos lo necesario y nos fuimos. Mi otra hija hizo los contactos necesarios para que un carro nos esperara en el pueblito de Guayabal y nos llevara hasta el hospital”, dijo.

La familia Solórzano Ortega recibió el milagro que le permitió a José Gregorio Hernández ser reconocido por la Iglesia Católica, luego de estudiar el caso de Yaxury. La adolescente lleva una vida normal y hoy está celebrando la exaltación del médico nacido en Isnotú, estado Trujillo.

“Él está conmigo todo el tiempo; en estos momentos está a mi lado”, sostiene Carmen. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.