Venden 20 litros de gasolina por 25.000 bolívares en Barinas

Los últimos tres días los conductores amanecen en las inmediaciones de las estaciones de servicio a la espera de la llegada de una gandola con combustible para poder surtir sus vehículos

395
Las colas para echar gasolina fueron kilométricas este domingo 19 de mayo en Barinas. Foto: Marieva Fermín

Barinas.- La escasez de combustible en Barinas se ha agudizado los últimos tres días. Los conductores amanecen en las inmediaciones de las estaciones de servicio a la espera de una gandola con gasolina y, si no tienen suerte, pagan entre 20.000 y 25.000 bolívares por 20 litros del carburante.

Este domingo 18 de mayo, la situación estuvo peor. Manuel Silva, comerciante, salió a las 7:00 a.m de su casa decidido a llenar el tanque de su camioneta con capacidad para 60 litros de gasolina. A las 3:00 p.m se devolvió lleno de rabia para su casa y con el tanque vacío: de las más 20 estaciones de servicio que hay en la ciudad de Barinas, apenas cuatro estaban operativas, pero comenzaron a despachar después de las 10:00 de la mañana.

Las colas son kilométricas, literalmente hablando, y así lo constató Pilar Tapia en un video que registra una fila de al menos dos kilómetros para echar gasolina en la estación de servicio que está a la salida de Barinas por la carretera Troncal 005.

LEE TAMBIÉN: 

EL INTERIOR DEL PAÍS SE PARALIZA DEBIDO A LA ESCASEZ DE GASOLINA

Conductores insisten en denunciar que la presencia de funcionarios de la Guardia Nacional, lejos de contribuir al orden y a la fluidez de las filas, lo que hacen es prolongar la espera porque tienen trato preferencial para muchos amigos que entran sin hacer su debida cola.

El tema de los racionamientos de energía eléctrica también inciden en el despacho de gasolina. Cada corte de electricidad puede durar entre cuatro y seis horas como mínimo y apenas unas tres estaciones de servicio cuentan con plantas eléctricas.

En lo que va de año, ningún vocero autorizado ha explicado la verdadera razón de la escasez de gasolina en el estado llanero. El gobernador Argenis Chávez, a inicios de año, pidió comprensión a los usuarios, se comprometió a hacer diligencias para solucionar las fallas en el suministro, culpó a la guerra económica, mandó a todos los prefectos y alcaldes de los 12 municipios a tomar todas las estaciones de gasolina para evitar la reventa del combustible, pero no ha dado una razón técnica sobre la escasez.

Bachaqueros de la gasolina

Los revendedores de combustible ya están ubicados. Quien tenga dinero suficiente y no quiera perder tiempo para llenar de gasolina el tanque de su carro se va hasta el sector Juan Pablo II y compra un bidón de 20 litros de combustible entre 10.000 y hasta 25.000 bolívares. El precio depende del vendedor.

En muchas viviendas de ese deprimido sector identificado como zona roja, hay pipas y envases de todos los tamaños llenos de gasolina. Al igual que los alimentos, los precios con transferencias, puntos, pago movil o en efectivo son diferentes. De preferencia, las ventas las procuran en efectivo que después revenden, sacando de ahí otras ganancias.

En el barrio todos los conocen, pero nadie los denuncia, algunos vecinos prefieren ocultar sus nombres “para no meterse en problemas”.

LEE TAMBIÉN: 

EL TEMA DEL DÍA | TORO HARDY: ”NO HAY GASOLINA PORQUE LAS REFINERÍAS SÓLO PROCESAN EL 10% DE SU CAPACIDAD”

En la reventa de gasolina, los conductores también involucran a funcionarios de la Guardia Nacional, de la policia y a los propios linieros de las estaciones de servicio quienes alegan que se acabó la gasolina y en las noches, amparados en la oscuridad, revenden bidones de 15 litros de gasolina a 20.000 y 30.000 bolívares.

Sin transporte público

Las largas colas que hacen los choferes y propietarios de las unidades de transporte público tienen varados a los usuarios de ese servicio. Cada vez son menos las busetas e incluso taxis que salen a trabajar.

Andrés Toledo, avance de una buseta, dijo que sale de madrugada a buscar dónde echar gasolina. Su espera puede llegar hasta mediodía y es a partir de ese momento cuando comienza a hacer el recorrido de la ruta que le corresponde. En promedio, su horario se redujo a unas cinco horas de trabajo porque, por la inseguridad, a mas tardar las 5:00 pm hace el último recorrido.

Crisis en los municipios

La crisis del combustible no es solo en la capital llanera. En Alberto Arvelo Torrealba, municipio que vio nacer a los hermanos Chávez Frías, la gasolina llega una vez a la semana, afirmó el ingeniero Carlos Alberto Azuaje.

Entre la falta del carburante y los constantes apagones, Sabaneta está paralizada, comentó el dirigente social.

En Socopó, capital del municipio Antonio José de Sucre, en el eje andino, la escasez de gasolina no es nueva. Desde hace más de dos años, los pobladores han denunciado que el suministro de gasolina es muy deficiente.

LEE TAMBIÉN: 

LA ESCASEZ DE GASOLINA TOCA A LAS PUERTAS DE CARACAS

En esta ocasión, según lo dicho por Nizar Azkoul, la situación está más grave, apenas si llega una gandola para las tres estaciones de servicio, una o dos veces por semana cuando están de suerte. La reventa del combustible ha crecido en la misma medida que se agudiza la escasez, afirmó el odontólogo.

El comerciante Marlon Maya, de Ciudad Bolivia, capital del municipio Pedraza, también en el eje andino, dijo que la gasolina llega al pueblo de manera intermitente, estima que unas dos veces por semana.

Pedraza es un municipio productor de leche y, desde el año pasado, un concejal de esa jurisdicción denunció que algunos propietarios de estaciones de servicio pechan a los productores con dos litros de leche para dejarlos echar gasolina y llenar bidones de gasoil necesarios para el trabajo agrícola. Se habla de un promedio de 100 a 150 camiones que dejan los dos litros de leche que después son revendidos.

El más crítico de los municipios es Ezequiel Zamora, límite con el estado Táchira. Allí el diputado César Cadenas ha denunciado la reventa de gasolina desde hace varios años.

“En Santa Bárbara de Barinas a usted le venden un litro de gasolina en cualquier bodega y ningún organismo de seguridad hace nada para evitarlo. Estamos asentados en una bomba de tiempo que en cualquier momento puede explotar y causar una tragedia”, denunció el parlamentario.

Antonio “Toño” Rodríguez, concejal opositor reelecto, señaló a la alcaldesa Maigualida Santana como la jefa de las mafias de la gasolina en el municipio. “Ella es quien tiene el control conjuntamente con los grupos que comanda y que son los que deciden la venta y distribución del combustible”, precisó.

DÉJANOS TU COMENTARIO