27.6 C
Caracas
sábado, 26 septiembre, 2020

Trabajadores del hospital de Acarigua protestaron por falta de equipos de bioseguridad

Este miércoles 12 de agosto, se apostaron con pancartas en la entrada del centro asistencial exigiendo equipos de protección ante el riesgo de contagiarse de COVID-19. Amenazaron con dejar de laborar si no se dota lo más pronto posible

-

Acarigua.- Médicos, enfermeros, y el personal administrativo y obrero del hospital Doctor Jesús María Casal Ramos, en Acarigua, que funge como centro centinela donde son atendidos la mayoría de los casos de COVID-19 que se registran en el cono norte de Portuguesa, protestaron el miércoles 12 de agosto, y amenazaron con paralizar las labores, si en los próximos días no hay una dotación de equipos de bioseguridad para todo el personal.

En una acción masiva y pacífica, a la que se sumaron además, camilleros, camareras y personal de seguridad, los profesionales de la salud señalaron que no están dispuestos a seguir arriesgando sus vidas ni las de sus familiares por falta de mascarillas, guantes y hasta agua, elementos esenciales para evitar contagiarse del nuevo coronavirus.

Aseguró el personal que este hospital, que recibe pacientes de 8 municipios de  Portuguesa y de zonas que limitan con los estados Lara y Cojedes, se encuentra en precarias condiciones al no cumplirse con nada del protocolo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la propagación del virus, pues en los pisos 1, 2 y 3 los pacientes están hacinados y las instalaciones  colapsadas por reparaciones que desde el pasado mes de abril se ejecutan en el área de emergencia.

Yenny Carmona, trabajadora del Casal Ramos, expresó que los tapabocas que usa el personal, han sido hechos o comprados por ellos mismos. “Como lo pueden ver son de tela, no son los que deberíamos usar estando en este sitio, pero con un salario de 500.000 bolívares, no podemos costear los correctos, aun así, de alguna manera debemos protegernos y por eso usamos estos, porque la institución no nos dota de máscaras, ni de guantes”.

LEE TAMBIÉN

Claves | Qué hacer si sospecho que me contagié de COVID-19

Las labores en el hospital no fueron suspendidas por la protesta, aclaró Iván Yusti, representante de los enfermeros. “No estamos de brazos caídos, estamos aquí para exigir equipos de protección, porque como personal activo hemos tenido contacto con pacientes sospechosos de COVID-19 y no hay manera de resguardarnos”.

Además, Yusti exhortó a las autoridades a practicar pruebas PDR y PCR a los trabajadores de las áreas de impacto o de riesgo, como lo son las emergencias tanto pediátrica como de adulto y la sala de obstetricia, las de mayor volumen de pacientes.

Respaldados

- Advertisement -

A la protesta del personal del Casal Ramos, también asistieron el presidente del Colegio de Médicos, Carlos Casal, y el vicepresidente del Colegio de Enfermeros de la región, Heriberto Delgado, quienes expusieron el incremento del ausentismo laboral, no solo en este centro asistencial, sino en todos los ubicados en la región, y esto debido a la escasez de combustible.

“No es posible que nuestros médicos y enfermeros, para trasladarse al Casal Ramos y al Miguel Oráa (en Guanare), deben estar mendigando una cola o comprando gasolina bachaqueada. Debemos unirnos y entregar las emergencias, el próximo lunes, a los militares y a los que están en el gobierno para que ellos le echen pierna al asunto”, dijo Casal.

LEE TAMBIÉN

32 médicos han muerto por coronavirus entre junio y agosto en Venezuela

Condiciones alarmantes

Las acciones emprendidas este miércoles, fueron respaldadas por el director Emilio Montilla, quien reconoció todos los problemas expuestos por el personal. «Las razones que han expuesto han sido justas y acorde a las exigencias del trabajador. Yo como directico de esta institución, he solicitado que por lo menos se cumpla con las medidas de bioseguridad que debe tener cada centro asistencial, y sobre todo uno de este tipo que es centinela. Nada debería de faltar desde este punto de vista».

Calificó las condiciones del hospital como alarmante porque no hay equipos de bioseguridad disponibles. “Constantemente nosotros estamos recibiendo pacientes y no sabemos cuál de ellos está contagiado, sean ellos y los familiares”.

Esto es un llamado para el gobernador, Rafael Calles; el director Regional de Salud, Oswaldo Yépez, y los dos alcaldes, a que miren al hospital no solo cuando tengan un paciente de ellos, sino que lo hagan por las necesidades extremas que estamos pasando en estos momentos.

Montilla aclaró que la remodelación que se efectúa en las emergencias de adultos y pediátrica del hospital, servirá para  trasladar a esta área la sala de aislamiento especial de los pacientes que padecen del virus.

“La situación, aunque no gustará mucho, hay que decirlo. Tenemos al personal de aislamiento y a uno extra que labora allí, lo tenemos agotado, por el acarreo del oxígeno a diario, hasta dos veces al día, porque la cantidad de cilindros que tenemos aquí en el hospital no son suficientes para la cantidad de pacientes que están hospitalizados ahí. Por eso nos obliga a mudar esa área de aislamiento y bajar la emergencia a donde está funcionando la sala de aislamiento”, dijo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado