Trabajadores de la salud se declaran de brazos caídos por falta de pagos

Este viernes 2 de julio, un grupo de enfermeras y personal obrero y administrativo protestó a las afueras del Hospital Dr. Jesús María Casal Ramos de Acarigua-Araure

220
Trabajadores del hospital de Acarigua-Araure protestaron para exigir pagos | Foto: cortesía

Acarigua.- Por segundo día consecutivo, este viernes 2 de julio, trabajadores de la salud protestaron a las afueras del Hospital Dr. Jesús María Casal Ramos de Acarigua-Araure, en Portuguesa, para exigir el cumplimiento de pagos pendientes.

Los empleados se declararon de «brazos caídos», luego de que se venciera, este 30 de junio, el plazo para la cancelación de un retroactivo al que se comprometieron a pagar los representantes del Ministerio de la Salud y del Trabajo.

Desde este jueves 1° de julio, en el Casal Ramos solo se está atendiendo el área de emergencia y de COVID-19. “Creemos que es una burla el no pagarnos el retroactivo que, aunque no alcanza para mucho, era como un paliativo para los médicos, enfermeras, personal administrativo y obrero que nos hemos mantenido trabajando y nos hemos expuesto a esta pandemia», afirmaron.

Mery Vásquez, coordinadora de contratación y conflicto del Sindicato Integral de Trabajadores de la Salud y Seguridad Social (Sitrass), acotó que el compromiso está establecido en un convenio firmado meses atrás por las partes involucradas.

«Tanto el Ministerio de la Salud como del Trabajo se comprometieron a pagar un retroactivo el pasado 30 de junio y hasta el día de hoy viernes no nos han dado ni la quincena y mucho menos han cumplido con ese pago, que forma parte de la contratación colectiva», explicó la vocera sindical.

Informó Vásquez que en promedio son unos 4 mil trabajadores en todo el estado que están afectados con la deuda, 1.200 de ellos pertenecientes a la nómina del Hospital Casal Ramos.

Destacó Noel Henríquez, vicepresidente del sindicato, que una parte de la deuda ya fue cancelada a los trabajadores del Ipasme y del Seguro Social, «pero quedamos por fuera los de otros centros de salud como el Casal Ramos’.

Por su parte, el coordinador de políticas del sindicato, Miguel Henríquez, aseveró que a cada trabajador de estos centros públicos le corresponde entre 120.000.000 o 150.000.000 de bolívares de acuerdo con su estatus laboral, y esto corresponde a retroactivo perteneciente a los meses de mayo y junio.

No obstante, añadió que, sin consultar con el sindicato, las autoridades crearon un cronograma para el pago del retroactivo dividiéndolo en la cancelación en el mes de mayo de 43.000.000 bolívares, 25.000.000 bolívares en julio y 30.000.00 bolívares a finales de agosto y septiembre”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.