24 C
Caracas
viernes, 25 septiembre, 2020

Robo de especies para comérselas amenaza a fundo ecológico en Cojedes

-

Desde hace más de 15 años, Arcenio López fundó una reserva ecológica con más de 100 especies a las que ha cuidado y alimentado. La crisis actual del país pone en riesgo el lugar, que no ha sido atendido por las autoridades regionales. Su dueño y protector denuncia que ocho especies han sido desaparecidas por vecinos afectados por carestía de alimentos

Báquiros, burros, caballos, pavos reales, chigüires y hasta un caimán son parte de los animales del reservorio Fundo Ecológico Flor de Coco, en Apartadero, municipio Anzoátegui, en el estado Cojedes.

El lugar cuenta con diferentes áreas en las que conviven las especies. Hay una laguna que está dividida en dos zonas; en una está el cocodrilo, apodado “Juanchi”, y en la otra se encuentran los chigüires.

Desde pequeño, Arcenio López siente amor por la naturaleza. Su devoción por los animales es muy fuerte; se preocupa por su entorno y la manera de mejorar su calidad de vida. Su conexión es tal que lo llevó a crear una reserva natural en la que cuida a más de 100 especies, a las que alimenta y mantiene en su estado natural desde hace más de 15 años.


Yo siempre he querido tener algo así como esto, para que las personas vengan y vean a los animales en su estado natural

Arcenio López, fundador del reservorio Fundo Ecológico Flor de Coco

“Yo siempre he querido tener algo así como esto, para que las personas vengan y vean a los animales en su estado natural. No como un zoológico, porque allí hay que pagar entrada. Quiero que quien venga a este lugar se refresque su vista. Yo quiero que cuando me pare y tire la vista para allá, vea a los venados. Yo soy pintor y escultor y me gusta que cuando me ponga a trabajar, los animales vengan a donde estoy”.

Matan a los animales para comérselos

La crisis económica ha llevado a que algunas personas entren a la reserva y maten a animales que allí se encuentran. “Para nadie es un secreto la situación que vive el país; la gente busca qué comer y viene aquí a este sitio”. 

“Se comen los cochinos y los burros. Antes los burros y los cochinos dormían en el monte; ahora tienen que dormir aquí todas las noches. Se han comido nueve cochinos caseros, ocho caballos y tres burros. No puedo dejar esto solo, porque se meten y se llevan los animales”, sostuvo.

- Advertisement -

Debe estar todo el tiempo pendiente del lugar, sobre todo en las noches, para evitar que se roben los animales. Aunque tiene otra casa con su pareja, pasa la mayor parte del tiempo al cuidado del fundo.

Sin ayuda gubernamental

López cuenta que todo lo que hay en el sitio es producto de su esfuerzo. “Aquí nadie viene a ayudar, ni he recibido nada de ninguna institución del Estado. Todos los gobernantes que han pasado, tanto de Ambiente como de Turismo, han ofrecido ayudas, pero nunca han cumplido. Ni alcaldes, ni gobernadores”. 

Cuenta que a pesar de ser escultor y pintor, no fue tomado en cuenta para la creación y diseño de la mascota de los Juegos Deportivos Nacionales Cojedes 2003. “Tengo una anécdota: una vez fui a la Gobernación de Cojedes a buscar ayuda para hacer unos hornos para la creación de las piezas de arcilla y en la mesa del gobernador Jhonny Yánez Rangel, había una pieza mía. Le dije: ‘Eso es mío’, le demostré que tenía mi firma y aun así no me ayudaron”.


Decirte que alguien o alguna institución del Gobierno me ha ayudado sería mentira

Arcenio López, fundador del reservorio Fundo Ecológico Flor de Coco

“Yo a veces me acuesto pensando qué van a comer los animales. Tengo que estirar la cabuya. Muchas veces dejo de comprar cosas para mí para comprar comida para ellos. Intercambio piezas de arcilla, una pintura o amanso un caballo y lo que pido es comida. Y como yo no cobro nada por disfrutar del lugar, las personas, al ver la situación, colaboran. Hay dos personas que siempre están pendientes de mí y me traen sacos de maíz o alimento”.

El dueño de la reserva agrega que funcionarios de la Guardia Nacional le han traído animales que han rescatado y en algunas ocasiones colaboran con alimentos. “Decirte que alguien o alguna institución del Gobierno me ha ayudado sería mentira”.

Santuario de paz

El sitio se vuelve un referente obligado de escuelas, planes vacacionales y visitantes que van a admirar a los animales en su entorno. Su majestuosa laguna, rodeada de árboles, garzas de diferentes colores y sus orillas adornadas de plantas ornamentales, junto al canto de las aves, se convierte en una caricia para el oído y un deleite a la vista que es difícil describir.

Los animales están en completa quietud, pareciera que no les molesta la presencia humana, no se espantan ni huyen; es como si estuvieran felices. Flor de Coco está apartada del bullicio de la ciudad. Es un santuario de paz y relajación para quienes deciden visitar el lugar. Poder tocar los venados, las yeguas, los caballos, los burros, los zamuros e incluso a la caimana es una experiencia inigualable.

Cuenta que hay personas que tocan a “Juanchi”, se suben sobre ella y no pasa nada. “Yo la llamo y ella viene, pero siempre que llega le doy algo de alimento. No la llamo, porque no quiero engañarla. Allá está asomada”, contó.

“Nosotros tenemos que aprender mucho de los animales. Aquí hay en la laguna un depredador que tiene tres metros de largo y los venados y los burros beben agua en la laguna. La caimana juega con los burros y las yeguas. Los caballos llegan y la huelen; los venados pasan por encima de ella. Quizás no lo quieran creer, hay muchos testigos, pero los invito a que vengan en las tardes a ver. Si depredador y presa conviven juntos, ¿no vamos a poder convivir nosotros como seres humanos?, es el mensaje que trato de dar a quienes vienen al lugar”.

Cuidados especiales

El médico veterinario, profesor universitario y conocedor de la fauna silvestre Augusto Olarte indicó que lo esencial es la alimentación en estas especies que están en un hábitat controlado. “Cada animal tiene que comer de lo que normalmente se alimenta y sin cruzar alimentos”.

Explicó que no se les deben dar restos de comida casera por el daño que producen en el organismo. Como son herbívoros, su alimento por excelencia es la hierba aunque esté seca, porque los puede ayudar con la digestión y el buen funcionamiento de su sistema.


Estos animales se deben desparasitar de vez en cuando con productos lo más inocuos posible

Augusto Olarte, médico veterinario y profesor universitario

El especialista indicó que si se le suministra un concentrado alimenticio a alguna especie se le debe mantener, pero, en caso de cambiarlo, se debe hacer de manera gradual. “Estos animales se deben desparasitar de vez en cuando con productos lo más inocuos posible. Lo recomendable es albendazol o mebendazol y prescindir de las ivermetrinas, ya que hay algunas especies que no las toleran.

Señaló que los animales deben tener su espacio para evitar el cruce de enfermedades y advirtió que las especies que sean peligrosas deben estar en lugares especiales y tener precaución con las personas, sobre todo con los niños. Recordó que, muchas veces, la reacción de los animales es impredecible.

Sin generación de relevo

López solo cuenta con la ayuda de su esposa y un hijastro para atender a los más de 100 animales con los que cuenta la reserva ecológica. “Mi esposa se enamoró de esto. Esto tienes que vivirlo para que a ti te guste de verdad”.

Cuenta que su mayor temor es que no hay generación de relevo que pueda continuar con ese trabajo. “Aquí hay personas a las que les interesa esto, pero no se comprometen de lleno. Esto es dedicación y amor por lo que haces”.

A pesar de las dificultades y los problemas del día a día, Arcenio López ama a los animales y esa es la razón que lo impulsa a continuar con esta reserva ecológica. Invitó a visitarla y disfrutar de su encanto.

Dijo estar abierto a recibir apoyo de organizaciones y fundaciones que lo ayuden a seguir con este proyecto y mantener este santuario de paz y refugio para animales. Dijo que también da acogida a perros abandonados y enfermos. Lo pueden contactar por el teléfono +584245197087, para que, de esta manera, se mantenga en el tiempo esta reserva natural.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado