¿Quién es Marcos Galvis? El sacerdote que denuncia corrupción en la familia Chávez

Sus mensajes llegan al mundo a través de canales de YouTube y demás plataformas de redes sociales, incluida Tik Tok, donde tiene pocos seguidores porque es una cuenta nueva

4168
El sacerdote Marcos Galvis oficia misa en la iglesia de Santa Rosa, municipio Rojas, estado Barinas. Foto: Captura de video

Barinas.- Es un predicador internacional. Sus mensajes van dirigidos a borrachos, prostitutas, trabajadores, estudiantes, jóvenes y ancianos, según confesó a El Pitazo, a través de una llamada telefónica, este sábado 16 de octubre. Es el padre Marcos Galvis, el sacerdote que el pasado domingo 10, con su verbo encendido, dirigió su sermón al robo, poniendo como ejemplo de ese condenable acto, sin nombrarlos, a familiares del difunto presidente Hugo Chávez. Aunque no los menciona, sí los describe muy bien.

El padre Galvis es natural de San Cristóbal, estado Táchira. Tiene 32 años y 5 años que se ordenó como sacerdote. Presta sus servicios desde hace 4 años en la Iglesia de la parroquia Santa Rosa, municipio Rojas, estado Barinas, escenario desde donde criticó el robo porque ese era, junto con matar, el tema de la homilía. «Saben quién es la venezolana más rica de esta nación. La hija del difunto, del que te conté. Esa se hizo millonaria y ustedes me dicen que era de ahí, de Sabaneta, del pueblo que queda al lado de Santa Rosa; gente humilde, gente pobre que se pudrió en dinero y ahora anda disfrutando con el dinero venezolano. Ladrona, sinvergüenza!, dijo en su sermón dominical el padre Galvis Eso hay que decirlo. En Santa Rosa hay muchos problemas, cita el sacerdote.

VIDEOS | El día que Baduel rescató a Chávez

En el pueblo no hay combustible y cuando llegan las gandolas con 13.000 litros, apenas despachan 2.000 litros y los demás no se sabe dónde van a parar. «Hace poco me sacaron el carro de la cola, porque un cura no necesita gasolina para su trabajo, me dijeron. Pero sí quieren que vaya a tomarme unas fotos con ellos y a compartir», comentó.

Sin miedo

Dice que no le da miedo hablar desde su púlpito porque Dios lo defiende y solo predica su palabra. Además, agrega: «La Biblia dice que si nosotros callamos, las paredes hablan». En Santa Rosa hay apatía, hay humillaciones, sostiene el religioso.

Padre, en el pueblo comentan que usted viaja con frecuencia para Estados Unidos. ¿Es eso cierto?

-Viajaba. Ya no lo hago porque no tengo visa y lo hacía no solo para Estados Unidos, también para España o México, porque yo soy un predicador universal a través del Evangelio de Hoy, que se transmite por un canal de YouTube.

¿Cómo hizo para construir la casa parroquial. De dónde obtuvo los recursos para reconstruirla en poco tiempo?

-Hace tres años un incendio acabó con la casa. Yo estaba durmiendo en mi habitación porque eran las 4:30 am. Tuve que lanzarme al fuego para poder salir del sitio y, apenas lo hice, la casa explotó.

El informe de los bomberos dice que se trató de un cortocircuito y una vez con el informe en manos, comenzó una serie de actividades, rifas, subastas y colaboraciones de fieles de este y otros países y se pudo construir en poco tiempo una nueva casa parroquial. «Provengo de un hogar humilde, no tengo recursos para construir la casa parroquial», aclaró. Tampoco anda en una camioneta Tundra ni en un carro Corolla como dicen en el pueblo. «Todo eso es falso», afirma.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.