Portuguesa | Madre denuncia por redes sociales que el abusador de su hija sigue libre

El presunto agresor y también padre de la víctima, tiene 53 años y fue denunciado ante el Cicpc-Acarigua en noviembre de 2020. La madre recurrió a las redes sociales para que los usuarios ayuden a dar con el paradero del hombre prófugo de la justicia

551
Esta es la fotografía de José Gregorio Sotelo Barrios que circula en redes sociales. Foto: redes sociales

Acarigua.- Marisol se cansó de esperar que las autoridades policiales fueran detrás su exesposo, el hombre al que señala de haber abusado de su propia hija, cuando la niña tenía tan solo siete años de edad, hace poco más de dos años. 

Cumplió con todos los requisitos que establece el proceso penal venezolano, primero presentando la denuncia -el 11 de noviembre de 2020- ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc), subdelegación Acarigua, en Portuguesa; atestiguando junto a su hija todas las veces requeridas; sometiéndola a evaluaciones médico-legales, psicológicas y a todas las experticias necesarias, pero aún nada ha resultado. José Gregorio Sotelo Barrios, el victimario sigue prófugo, ocho meses después de los señalamientos.

LEE TAMBIÉN

Barinas | Tribunal absuelve a dirigente campesina acusada por productores de propiciar invasiones

No pasó mucho tiempo cuando notó que el expediente fue «engavetado». Este -según alega- tardó casi tres semanas en llegar al Ministerio Público (MP) y el caso se enfrió, pero la indignación de ver a diario el temor de su hija, cuando cualquiera le preguntaba por el padre, la llevó a recurrir entre mayo y junio a las redes sociales, por donde ha divulgado el hecho pidiendo ayuda a los internautas para dar con el paradero del presunto agresor, y exigir a las autoridades todo el peso de la ley.

Por Instagram, Twitter, Facebook y grupos de WhatsApp de la región circula una foto de Sotelo Barrios, de 53 años, con un cintillo con letras en rojo que dice «se busca». Este es el hombre al que Marisol acusa, su victimario.  

Aunque para esta entrevista ha pedido que se resguarde su identidad y la de la pequeña niña, y por ello se le dio el nombre ficticio de Marisol, la mujer está consciente que al revelar en redes sociales el caso y el nombre de su exmarido, traerá consecuencias a futuro, por el estigma o revictimización que puede causar a su hija.

«Yo siempre he cuidado la integridad e identidad de mi hija. Me ha sido difícil, como mamá, ocultarle todo esto, todo lo que está sucediendo en este momento, pero no he tenido opción (…) Las autoridades no hacen nada, y yo sé que no saldrán a buscarlo sin que haya dinero o alguien de peso de por medio. Nadie está buscando, indagando ni investigando. Yo sé que este proceso está viciado, pero alguien que lo vea en la calle me puede ayudar más y por ello hemos usado las redes sociales», asegura.

LEE TAMBIÉN

Pozo Azul, un paraíso en los Llanos que merece resguardo

Marisol está casi convencida que Sotelo Barrios no ha salido del país, y de hecho, hay quienes le han comentado que lo han visto en la misma ciudad de Araure, de donde son originarios. «Yo veía que pasaba el tiempo y no salía absolutamente nada, y por eso decidí sacar a la luz todo este horror, porque alguien tiene que ayudarme», reitera.

Pequeños resultados

A menos de dos meses de haber denunciado por redes, el alcance que ha tenido ha hecho peso y ya la Fiscalía Séptima del Ministerio Público emitió una orden de captura contra Sotelo Barrios, según boleta 216369-2020, y basada en el expediente K-20-0058-00363, que instruye el Cicpc-Acarigua, por el delito de abuso sexual.

«Esto conlleva a que vivimos con el miedo de que esta persona pueda hacernos daño porque no sabemos su paradero, pero si callamos nunca se hará justicia», refiere.

Marisol asegura que la fuerza para sobrellevar tan difícil situación la ha sacado de ver el temor reflejado en los ojos de su niña cada vez que le nombran al padre. «Le da miedo responder cuando le preguntan por él, porque simplemente no tiene una respuesta”.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.