Portuguesa | Las cocinas a gasoil se popularizan ante apagones y escasez de gas

A medida que se agudiza la crisis eléctrica y la escasez de gas y leña crece la demanda por las cocinas a gasoil. Cada día surgen más alternativas industriales y artesanales, cuyos precios varían entre 30 y 70 dólares. Un litro de gasoil podría alcanzar para 5 horas continuas de fuego

2386
La alternativa de cocinas a gasoil se populariza en Portuguesa / Foto M. Libre

Guanare.- La escasez de gas licuado de petróleo es cada vez más aguda en Venezuela. En los hogares no se dispensa el servicio por bombonas portátiles y residenciales en forma regular desde al menos un año, pero esta se ha agudizado desde marzo de 2020, fecha en que se decretó el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, y más recientemente desde que se generalizó el racionamiento de combustible.

Para paliar la escasez de gas doméstico, en el barrio El Río de Guanarito han recurrido a los fogones y más recientemente a la fabricación casera de cocinas a gasoil. La alternativa de las cocinas eléctricas y a leña se tornan inviables. «No quedan árboles para talar y los apagones aquí son de hasta 72 horas«, comenta Henry Rodríguez desde la calle 13 donde lo conseguimos cortando unos tubos para armar una estufa a diésel.

LEE TAMBIÉN

Vecinos denuncian a Portuguesa Gas por venta de bombonas con sobreprecio

Rodríguez explica que el costo de los materiales para fabricar una cocina a gasoil puede variar entre 50 y 60 dólares: cabillas de 50 centímetros, tubos 3×2, electrodos N. 33 y tubos de metal. La mano de obra la calcula entre 15 y 30 dólares. ¨Yo no fabrico para la venta, he hecho unas tres para la familia, pero en el municipio se ofertan la de una hornilla a 30 dólares. Hay quienes las compran por internet.

Hay artesanos que las ofrecen con materiales de reciclajes, como Ramón Eleus en la urbanización La Gracianera, en Guanare, que les instala un dispensador de gasoil a través de un macrogotero, de esos que se usan para administrar solución fisiológica.

El funcionamiento artesanal de este artefacto se basa en una botella de refresco que actúa como tanque o depósito el gasoil, de allí pasa a través de una estructura metálica que funciona con el macrogotero, para luego llegar a una válvula que regula el paso del carburante hacia las hornillas.

En Acarigua abundan iniciativas de mecánicos y herreros que las fabrican con material de primera, como lo hace Manuel Rivas, quien las diseña de dos y hasta cuatro hornillas y las ofrece entre $30 y $70. «No ahúman ni contaminan, la llama es fina y azulita porque del gasoil lo que se quema es el gas»

Rivas asegura que las limitaciones de esta alternativa, sea artesanal o industrial, están en el gasoil, que ahora se ha vuelto un lujo, pese a ser gratuito, y en el mechero para precalentar la tubería de combustible. En plataformas de ventas por internet venden el rollo grande de mecha a 18 dólares.

LEE TAMBIÉN

Portuguesa | Productores retoman secado artesanal del café por falta de combustible

Por la plataforma Mercado Libre también se ofrecen cursos y guías digitales para fabricación y ensamblaje de cocinas a gasoil. Pedro Linares, del barrio El Cambio, también en Guanare, compró los planos en 8 dólares para emprender su propio negocio. «Estoy aprendiendo porque hay mucha demanda: ya la gente no encuentra leña y cuenta con poca luz eléctrica para hacer la comida».    

Cocinar con una estufa a gasoil resulta muy económico. Linares explica que, con un litro de gasoil, la cocina puede funcionar cerca de 5 horas, cantidad con la que se realizan las tres comidas del día. El gasoil es subsidiado y se consigue más fácilmente que la gasolina y el gas licuado de petróleo, aunque no se permite venta en envases portátiles.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.