Portuguesa | Joven con tuberculosis y desnutrición severa requiere atención urgente

En el hospital de Guanarito, al sur del estado Portuguesa, padece desde el 4 de mayo el joven campesino Carlos Alberto Jaspe Figueredo, de 25 años de edad. Dirigentes sociales del municipio han iniciado una jornada de solidaridad para procurar las medicinas y alimentos que el centro de salud no le garantiza

340
Carlos Alberto Jaspe Figueredo, de 25 años de edad, clama por medicinas y alimentos en el hospital de Guanarito | Foto Miguel Polanco

Guanare.- Carlos Alberto Jaspe Figueredo, de 25 años de edad, agoniza desde hace 14 días en el hospital público de Guanarito, al sur del estado Portuguesa. En un cubículo vacío y tirado en un colchón sin sábanas, el joven sobrevive por la caridad de algunos. Los médicos le han diagnosticado tuberculosis pulmonar, desnutrición severa, anemia crónica y úlcera gástrica. Postrado, él no halla medios para vencer su enfermedad. Ahora mismo lo atacan una fiebre muy alta y una dificultad respiratoria que asusta.

El hospital Arnoldo Gabaldon de Guanarito, donde Jaspe Figueredo fue internado el 4 de mayo pasado, carece de medicinas e insumos que puedan asegurarle una recuperación oportuna; y sufre por esa calamidad. Está solo. Su única familia, dos hermanos, viven en un estado de extrema pobreza. Sus padres fallecieron y uno de ellos padece de un cuadro grave de epilepsia, cuenta a El Pitazo, Miguel Polanco, un dirigente social que junto a Alfredo Yiya Fernández, Saulo Soto y al enfermero Ali Martínez se ocupan de algunas garantías básicas.

Él está en la sala de aislamiento uno. El único tratamiento que le están poniendo en Clindamicina, un antibiótico que logramos, mediante una donación, en el Hospital Miguel Oraá de Guanare. El resto del tratamiento no se le ha administrado porque ha sido imposible comprarlo: el hospital aquí no tiene insumos ni medicinas, relata Polanco, quien clama por una ayuda económica para cubrir la terapia indicada.

LEE TAMBIÉN

Claves para prevenir accidentes eléctricos en el hogar

Jaspe Figueredo no recibe comida en el hospital, pues el centro no cuenta con ese servicio para los pacientes. “Mi esposa y yo le llevamos a diario el almuerzo, y si algo nos alcanza le damos cena. También le llevamos agua. En el hospital ese servicio es escaso”, cuenta el dirigente social al referirse a la salubridad del enfermo, a quien a su vez ha tenido que llevarle una sábana, una cobija, una almohada, ropa y útiles de aseo personal.

Carlos Alberto Jaspe Figueredo, no tiene cédula de identidad. Es un trabajador campesino que reside en el caserío Los Gabanes, de Guanarito. Nos preocupa su caso por razones humanitarias, pero también nos preocupa que en esa comunidad rural se desate un brote de tuberculosis, pues allí hay mucha desnutrición y pobreza, advirtió Yiya Fernández.

El Observatorio Venezolano de la Salud documenta que, según los últimos datos oficiales disponibles para la semana epidemiológica 52 del año 2016, el total de casos acumulados fue de 3.817 en comparación con los 3.321 del año anterior (MPPS, 2017) siendo la población más afectada la comprendida en el grupo de edad de 20 a 44 años.

Entre tanto, los investigadores apuntan que “a nivel mundial el problema de la tuberculosis sigue siendo muy serio. En 2.015 enfermaron unos 10,4 millones de personas de las que fallecieron 1,4 millones Ese mismo año, la OMS fijó unos objetivos para el 2.035: reducir el Nº de casos de enfermedad un 90 % y el de mortalidad el 95%.”

Para ayudar al paciente

Los dirigentes sociales han iniciado una jornada de solidaridad para ayudar a Jaspe Figueredo. Ponen a disposición de las organizaciones de derechos humanos que luchan por el derecho a la salud y de ciudadanos generosos las siguientes cuentas bancarias para pago móvil: Banco de Venezuela (8.069.120 +58 424 5195800), Banco de Venezuela (8.051.125 +58 4141214906) y Banco de Venezuela (11.402.959 +58 4123801335).

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.