27.2 C
Caracas
domingo, 27 septiembre, 2020

Portuguesa | Familiares de pacientes con COVID-19 exigen dotación urgente de oxígeno

En el área de aislamiento del Hospital Miguel Oraá de Guanare faltan oxígeno, manómetros para medir su presión y reguladores de flujo. El gas medicinal debe ser aportado por cuenta del paciente. El costo de la recarga de un cilindro para 10 horas varía entre 25 y 50 dólares, aseguran

-

Guanare.- Los familiares de los pacientes aislados por COVID-19 en el Hospital Miguel Oraá de Guanare, en el estado Portuguesa, reclaman al gobernador Rafael Calles la dotación urgente de oxigeno medicinal.

“Se nos están descompensando porque faltan oxigeno, manometros para medir su presión y reguladores de flujo”, dijo a través de WhatsApp una madre desesperada por la salud de su hijo.

Este domingo 13 de septiembre, el gobernante reconoció las fallas de suministro de gases medicinales en el hospital J.M Casal Ramos de Acarigua Araure y ordenó una investigación policial por el “descuido”, ante la denuncia pública sobre el agotamiento de este recurso terapéutico en el hospital centinela del norte de la entidad, donde 24 pacientes se habían quedado sin oxígeno. En horas de la tarde, el mandatario publicó en su cuenta de Instagram que ya la empresa Oxicar había garantizado el suministro del gas.

LEE TAMBIÉN

Hospital de Acarigua colapsa al cumplir cinco días sin agua

Acto seguido a su publicación, los usuarios del Hospital Miguel Oraá plantearon activar en el municipio capital una planta de oxígeno que pueda abastecer sin contratiempos la demanda del centro asistencial y de los hogares de pacientes que en la zona sur no han podido ingresar por falta de cupo en las áreas destinadas a la hospitalización por COVID-19.

«Los familiares con enfermos en casa no tenemos dinero para soportar la compra de oxígeno medicinal cada 10 horas. La recarga de un cilindro de 6 metros cúbicos se consigue en el mercado entre 25 y 50 dólares. Y esas empresas proveedoras no son de aquí y están presentando problemas para movilizarse por la falta de gasolina», indicó María Cristina Solórzano.

Por su parte, Yolanda Bastidas, enfermera del Miguel Oraá denunció la falta de insumos y suministros de bioseguridad a los trabajadores del centro asistencial. Precisó sobre la situación de precariedad en que permanecen los trabajadores de ese hospital centinela para COVID-19.

LEE TAMBIÉN

Con mortadela y gasolina hacen campaña los candidatos del Psuv en Barinas

- Advertisement -

“A quienes se enferman o presentan síntomas de contagio les niegan la atención médica y a los que logran atención no les garantizan el tratamiento indicado, lo cual viola la Ley del Trabajo y la contratación colectiva del ministerio de Salud”, señaló Batidas.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado