Portuguesa | Docentes denuncian deterioro de escuela que sirvió de albergue a migrantes

La Escuela Básica Ana Susana de Ousset, ubicada en Acarigua, y que recibió por cuatro meses a decenas migrantes retornados durante el inicio de la pandemia, terminó con daños a las mesas, sillas y en las cerraduras. Además se perdieron dos postes de electricidad

84
La institución sirvió de refugio para migrantes reportados en el inicio de la pandemia | Foto: Mariangel Moro Colmenárez

Acarigua.- La comunidad educativa denunció el abandono y deterioro total de la Escuela Básica Ana Susana de Ousset, ubicada en Acarigua, Portuguesa, uno de los centros que sirvió de Pasos de Atención Social Integral (Pasi), para atender a los migrantes retornados al país a inicio de la pandemia.

El personal de la institución, así como padres y representantes, señalaron que la escuela fue cedida, en calidad de préstamo, según consta en acta, a la Alcaldía del municipio Páez, ente que no ha hecho nada por el mantenimiento de ninguna de las áreas, pese a que aún cuentan con las llaves y el plantel está bajo su responsabilidad.

Héctor Delhom, director de la escuela, precisó que durante los meses de abril, mayo, junio y julio de 2020, en este lugar se refugiaron para el cumplimiento de la cuarentena obligatoria, decenas de venezolanos que volvieron al país y que habitaban en este municipio.

«Todo estaba bajo la supervisión de la Alcaldía de Páez, se contaba con personal médico y del cuerpo bomberos, pero al final de julio la escuela quedó sola, con daños materiales en cerraduras y mesas-sillas, que fueron prestadas para la comodidad de las personas», detalló.

Asimismo, el personal aseguró que de la institución desaparecieron dos postes de electricidad que habían sido donados por la empresa estatal Cantv, así como una  valla publicitaria: «Se lo llevaron sin  autorización, siendo estos equipos bienes de la institución, los cuales se utilizarían para  la iluminación de la misma», denunciaron.

Las áreas verdes -según lo afirmado- se encuentran llenas de malezas y sucias. Tanto el personal directivo como los representantes han acudido a las instancias municipales que se hicieron responsables de la institución durante este periodo, y a la fecha no han respondido para acometer los trabajos necesarios para recuperarla las instalaciones ni los objetos sustraídos.

Ante esta situación, precisaron que los docentes se ven en la obligación de atender a los representantes en la calle porque no cuentan con las llaves. «Si llegamos a retomar actividades presenciales en el mes de octubre, los trabajadores ni los niños tendrán cómo ingresar a la institución, y menos en esas condiciones deplorables en las que se encuentran», dijeron.

Promesas incumplidas

El personal también advirtió que cuando se acordó el préstamo de la escuela, la Alcaldía se comprometió a donar material deportivo, que a la fecha no ha sido entregado.

«Durante el tiempo que los connacionales estuvieron en la escuela, se le prometió a nuestras cocineras un aporte por su trabajo, porque ellas los atendieron, y también el llenado de los cilindros de gas y materiales de cocina, pero no llegó el pago ni nada de lo ofrecido», expresó una de las representantes.

La comunidad escolar exhortó a las autoridades municipales y a la Zona Educativa a brindar respuesta a los reclamos hechos.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.