23.7 C
Caracas
domingo, 18 abril, 2021

Murieron 30 reses por falta de energía eléctrica en finca de Barinas

-

Barinas.- Que Barinas se quede sin servicio eléctrico no es una novedad. Que los cortes -aún antes de los apagones nacionales- sean prolongados por dos y tres días, tampoco es extraño por el eje que comprende desde Barinas hasta la parroquia Santa Inés o hacia San Silvestre. Lo que si no es común es que, por decisión de un jefe de Corpoelec en la gerencia regional, se deje a una finca sin energía eléctrica durante una semana, tal como ocurrió con La Arboleda, propiedad de la familia del exalcalde del municipio Barinas, Rogelio Peña.

Fue entre el sábado 30 de marzo y el 7 de abril cuando transcurrieron los hechos. El propio Peña señala que para esos días ocurrió otro apagón nacional y Corpoelec decidió quitar el servicio en los ramales que están por la zona de El Toreño, lugar donde está ubicada La Arboleda, patrimonio de la familia.

Con el transcurso de los días, fueron restituyendo el servicio en las demás fincas, pero La Arboleda seguía sin electricidad. Extrañado, decidió revisar su tendido eléctrico y constató que no sólo lo habían desconectado del servicio, sino que también se habían llevado los fusibles y los tabacos. Por esa situación, la hacienda continuaba sin el servicio.

Mientras buscaba los repuestos para la reconexión, Peña se dirigió hasta la sede de la empresa prestataria del servicio eléctrico. Allí le ofrecieron reconectar la electricidad, pero al final tuvo que hacerlo por sus propios medios porque nadie fue a cumplir con lo ofrecido ya que su corte había sido “por una orden superior”.

Desconectado del servicio

Peña, al igual que muchos productores que tienen sus propiedades en la vía a El Toreño, sector del municipio Barinas donde Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tiene parte de sus instalaciones, posee un contrato de servidumbre según el cual, el propietario de la finca se compromete a mantener despejado el acceso, a preservar las instalaciones y otros compromisos, mientras que la empresa, como contraparte, le presta el servicio de energía eléctrica. Pero en su caso, eso no sucede.

“De todos mis vecinos de la zona yo soy el único que no gozo de ese beneficio”, afirma.

- Advertisement -

“Desde hace tiempo, alguien se presentó y dijo que yo no podía obtener energía de la planta de la estatal petrolera y tuve que hacer mi contrato con Corpoelec, que ahora también decidió, sin ninguna explicación, desconectarme del servicio al cual tengo derecho como cualquier ciudadano, pese a que me mantuve al día hasta que ellos (Corpoelec) más nunca entregaron un recibo de cobro”, refiere Peña.

El afectado presume que su posición de opositor tiene que ver con lo que le pasa. En el 2003, le invadieron la finca Santa Rita y 11 años después, en el 2014, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ordenó devolver el Hato Santa Rita a su dueño original, Rogelio Eliecer Peña Aly,  exalcalde del municipio Barinas. Todavía espera entrar a su predio que sigue ocupado por los invasores.

Las implicaciones

Mantener operativa una finca sin el servicio de energía eléctrica es una tarea titánica. En la época de sequía, como la actual, se requiere de la acción de electrobombas que provean de agua lo bebederos de los animales. Esa es una función que, en ocasiones, puede suplirse con molinos de viento, pero en estos días eso no es posible, explicó el exalcalde.

La ausencia de agua enloquece al ganado que, en su desesperación, destroza las cercas para salir en la búsqueda del líquido. El cercado interno es eléctrico, no obstante, ante la falta del servicio, las reses pueden acercarse a él sin ningún impedimento y es cuando lo destrozan para salir a buscar agua a otras fincas.

En esos ocho días de sequía, en La Arboleda se murieron de sed al menos 30 reses. No hubo forma de mantener agua en los bebederos y no hay agua en otro lado de la finca porque el fuerte verano no lo permite.

Consecuencias

Las pérdidas económicas son incalculables. Pero a Rogelio Peña, más que el dinero que tendrá que volver a invertir para recuperar las cercas, las conexiones para las motobombas y otros accesorios, así como el ganado que perdió, le preocupa cómo es que por la irresponsabilidad de un servidor público, “como ese jefe desconocido que ordenó que dejaran mi finca sin luz”, se pudo tener sin electricidad a varias familias con niños que viven dentro de ese predio.

“En La Arboleda viven varias familias con hijos menores que requieren del servicio de electricidad para la conservación de sus alimentos, el cuidado higiénico, y el desarrollo de la vida diaria y cotidiana, beneficios de los que estuvieron privados durante una semana”, insistió.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado