25.3 C
Caracas
sábado, 6 marzo, 2021

Madres de detenidos en Poliapure trasladan a pie la comida de sus hijos

Esta realidad se presenta en este CDP, ante la escasez de efectivo necesario para el pago de los pasajes y la falta de las unidades de transporte público para el traslado de personas

-

Apure.- Las madres de detenidos en la Policía del estado Apure (Poliapure) trasladan a pie la comida de sus hijos, ante la escasez de efectivo necesario para el pago de los pasajes y la falta de las unidades de transporte público para la movilización de personas durante la pandemia del COVID-19.

La información fue confirmada este martes 16 de febrero por la organización no gubernamental Una Ventana a la Libertad (Uval) ,durante una visita realizada por su equipo a la sede del Centro de Detención Preventiva (CDP) de la Policía del estado Apure.

La ONG difundió el testimonio de Carmen Macías, madre de un privado de libertad por robo agravado a la nación, quien relata que para llevarle comida a su hijo durante varios días de la semana se traslada caminando desde su casa, ubicada en la calle Negro Primero, hasta la sede del CDP, situada en la avenida intercomunal San Fernando-Biruaca.

Esta madre de familia comenta que para cumplir con esta actividad prioritaria para su hijo, debe recorrer más de seis kilómetros. Lamenta el delicado estado de salud de su hijo, quien asegura ha bajado de peso de forma rápida ante las enfermedades que padece y las malas condiciones alimenticias existentes en este recinto carcelario.

LEE TAMBIÉn

Unicef: 83% del calendario escolar en Latinoamérica se perdió por suspensión de clases presenciales

Macías se queja de la falta de efectivo, necesario para pagar los pasajes desde su casa hasta la sede del CDP. “Le traigo desayuno y almuerzo de una vez, me vengo a pie, desde mi casa hasta acá, porque no consigo ruta, no tengo efectivo para pagar la ruta (…) Esto da ganas de llorar”, apuntó.

- Advertisement -

La madre del recluso cuenta a Uval que no ha visto a su hijo desde el mes de noviembre del año pasado, debido a la suspensión de visitas en este CDP por la pandemia del COVID-19,

“Cargo un dolor porque uno no sabe ni como está, uno quisiera saber cómo está, yo era gordísima, mira cómo estoy flaquitica en el hueso. He bajado como 20 kilos ante esta angustia de no verlo ni poder saber cómo está”, dijo.

La entrevistada por Uval calificó como desagradable esta experiencia vivida por su familia, pero espera con fe que su hijo salga en libertad lo más pronto posible, luego de tres años de cárcel y pese a la condena 16 años de prisión, impuesta por el tribunal del estado Apure.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado