Madre e hijos viven en pobreza extrema bajo una grada en Guárico

Yurmary Carpio, de 26 años, tiene seis meses de embarazo y pide a las autoridades una solución habitacional que mejore las precarias condiciones en las que hoy vive con sus hijos, en San Juan de los Morros

259
Yurmary Carpio y sus dos hijos menores fueron diagnosticados con desnutrición y padecen de neumonía, a causa de la quema de cerros en San Juan de los Morros. | Foto: Pedro Izzo

San Juan de los Morros.- Una madre junto con sus cuatro hijos viven en condiciones de pobreza extrema debajo de una grada en el campo de fútbol de las Mercedes, en la ciudad de San Juan de los Morros, en el estado Guárico.

El hambre opaca las sonrisas de Yurmary Carpio y sus cuatro niños de nueve, seis, cuatro y un año.  Las noches son más oscuras desde hace seis meses para Carpio y sus hijos. Un conflicto familiar la llevó a habitar aquel espacio de una tribuna abandonada, donde debían funcionar los camerinos y las oficinas de formación deportiva del sector las Mercedes, en San Juan de los Morros.

LEE TAMBIÉN

Escuelas Fe y Alegría de Barinas se plegaron a la protesta nacional

Unas láminas de zinc para el techo y la puerta, bastaron para que Yurmary ocupara la habitación que hoy es su morada. En un espacio reducido que carece de agua y electricidad, se observan: dos colchones desgastados con una sábana rota; una mesita de pared improvisada con un espejo; poca ropa en un tendedero, un saco blanco y una caja; algunos utensilios de comida y ollas vacías, como los estómagos de aquellos cuatro niños y su madre, que a diario sobreviven a la carencia de alimentos.

«Cuando me viene algún bono yo voy al centro y compro algo para los niños, pero cuando no, críticamente, nos acostamos sin comer«, cuenta Carpio, quien asegura que algunos vecinos en ocasiones le colaboran con algo de comida para sus niños: «A uno nunca le falta Dios, a veces me ayudan con arroz y yo consigo algo más para que ellos -hijos- coman».

La joven madre desempleada, de 26 años, tiene seis meses de embarazo y asegura que hay vecinos que cuestionan su presencia en la instalación deportiva, por lo que evita causar molestias. Entretanto, señala que autoridades municipales y regionales la han visitado y prometieron ayudarla con la reubicación: en una vivienda digna.

Mientras tanto, Yurmary se aferra a su fe e intenta cumplir los quehaceres del día a día: «Como no tengo luz, ya a las siete nos acostamos. Para buscar agua le pido el favor a un señor y cuando hay comida cocino con leña», relata Carpio, quien, con dos bloques, palos y una parrilla montó un fogón en un cuarto que está al lado de su habitación.

Los cuatro niños y su madre viven en un cuarto debajo de una grada abandonada, en el campo de fútbol de las Mercedes. | Foto: Pedro Izzo

Desnutrición

De acuerdo con un informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) en noviembre de 2019, Venezuela mostró un incremento en casos de desnutrición con una cifra de 6,8 millones de personas afectadas.

Estos números que evidencian la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC) en el país, tienen sus historias locales como la de Yurmary, quien junto a sus dos hijos menores fue diagnosticada con desnutrición y está lejos de mejorar la alimentación. «La bolsa de comida no alcanza, yo no trabajo y el papá de la niña me ayuda, pero tampoco es mucho», comentó.

LEE TAMBIÉN

Quema de basura contamina a San Juan de los Morros

Carpio y sus dos hijos menores también padecen neumonía, a causa de la quema en los cerros de San Juan, desde las primeras semanas del año. «Yo sufro de asma y se me tranca el pecho cuando queman. Ellos también están mal con ese humo. Pero hace poco vinieron unas personas de una institución y me ayudaron para hacerles unos exámenes», indicó.

De los cuatro niños, solo Juan (nombre ficticio para proteger identidad) estudia en una escuela cercana a la comunidad de las Mercedes. El pequeño, sonríe, y cuenta con alegría que luego de hacer sus tareas en las tardes, enseña a leer y a sumar a sus hermanos. Los ojos de aquellos niños, inocentes, se iluminan cuando escuchan a su madre pedir a las autoridades una solución habitacional para mejorar las precarias condiciones en las que viven sus hijos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO