Joven intoxicado con monóxido de carbono se encuentra sin familiares en hospital de Acarigua

No tiene identificación oficial . Pese al hermetismo de las autoridades del hospital, se conoció que formaba parte de un equipo de 50 personas que aplicaría una encuesta de la estatal Red Comunal de Distribución de Insumos Alimenticios (Recdial) en la parroquia Payara, municipio Páez , que al no contar con transporte, lo trasladaron en un vehículo tipo cava de la empresa oficialista ATC

272
En la emergencia del hospital de Acarigua está recluido el paciente intoxicado | Foto M Moro

Acarigua. En la emergencia del Hospital “Dr. Jesús María Casal Ramos” de Acarigua-Araure, en Portuguesa, se encuentra recluido desde la noche del sábado 7 septiembre, un joven de 28 años que resultó intoxicado al inhalar monóxido de carbono cuando viajaba con 50 personas más dentro de un camión cava de la empresa estatal ATC.

Del grupo, además del joven, resultaron afectados al menos 9 personas más. Todos formaban parte de un equipo que aplicaría una encuesta de la Red Comunal de Distribución de Insumos Alimenticios (Recdial), en la parroquia Payara, en el municipio Páez, y que al no contar con transporte, lo trasladaron en un vehículo de la referida empresa del Estado.

El estado de salud del joven es delicado. En el hospital permanece sin familiares. Lo atienden algunos compañeros, familiares de otras personas recluidas, y el personal de centro asistencial.

Las autoridades del Casal Ramos no han aportado detalles y mantienen en reserva la identidad del paciente. No obstante, a través de lo poco que ha podido hablarle a familiares otros pacientes recluidos que se han acercado a ayudarle, se obtuvo su número de cédula, que al ser consultado en el registro electoral este correspondería al nombre de Jesús Rafael Brazón Ascanio, con domicilio en el sector San Vicente, parroquia Rómulo Gallegos, del municipio Andrés Eloy Blanco del estado Sucre.

El joven ,al parecer es paramédico, y aparecería en la historia médica con el nombre de Alejandro. Está casi inconsciente, conectado a oxígeno y máquinas para su monitoreo cardíaco.

De acuerdo al relato de otros de los afectados, el pasado sábado, cuando eran trasladados a la población de Payara, el encierro y el monóxido de carbono provocaron la asfixia de varios. Brazón, con base en sus conocimientos, ayudó a casi todos a estabilizarse, pero también aspiró el gas altamente tóxico, lo que hasta ahora le ha ocasionado varias convulsiones.

El personal médico y de enfermería y familiares de los pacientes han manifestado su preocupación por el caso.

DÉJANOS TU COMENTARIO