Hemodiálisis fueron reducidas a siete horas semanales en Acarigua

9 de las 22 máquinas de una de las dos unidades de diálisis del cono norte de Portuguesa están dañadas. Nunca se les han cambiado los filtros, lo que ha causado vómitos, fiebre, dolores de huesos, escalofríos y debilidad en los más de 80 enfermos renales que allí son atendidos

185
Más de 80 paciente de Servicios Nefrologicos de Acarigua están en riesgo por la reducción de las horas de hemodiálisis

Acarigua.- El tiempo de tratamiento de hemodiálisis de 88 pacientes de Servicios Nefrologicos (C.A) de Acarigua, en Portuguesa, ha sido reducido de 12 hora semanales a poco más de 7, por la avería de 9 de las 22 máquinas que existen en esta unidad dependiente del Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS).

La falta de mantenimiento, sustitución de filtros y el recalentamiento por la carencia de aires acondicionados en dos de las salas donde se aplican las terapias es la causa determinada por los técnicos que han evaluado los daños de los aparatos, vitales para alargar la vida o mejorar las condiciones de quienes deben conectarse al menos tres veces a la semana para limpiar su organismo.

Seneca, como se conoce al centro de salud –según sus siglas–, es uno de los dispuestos en el cono norte de la región para atender a los enfermos renales de ocho municipios de Portuguesa y algunos cercanos, pertenecientes a los estados Cojedes y Lara. Cuenta con tres sala de diálisis. Solo en una, mantiene siempre operativos los aires condicionados funcionan las cinco máquinas dispuestas en esa área.

LEE TAMBIÉN

Pacientes denuncian paralización de hemodiálisis en hospital de Guanare

«Dos salas son para pacientes negativos de otras enfermedades, y una para los positivos. En la uno hay ocho máquinas, estaban operativas cuatro, pero ya una empezó a fallar, quedando tres. En la dos hay nueve y solo cuatro son confiables. Unas diálisis salen y otras no. En la planta baja es donde funcionan las cinco que hay, y esto porque si hay aire y no se recalientan los equipos», aseguró Ender Trodoza, paciente renal.

El que unas máquinas no estén en óptimas condiciones, ya ha causado malestar físico en los pacientes, quienes han empezado a padecer de vómitos, fiebre, dolores de huesos, escalofríos y debilidad. La situación empeora por la falta de aires acondicionados, por lo que muchos llevan sus ventiladores para evitar desmayarse al estar sofocados.

«No son confiables ni efecientes para nosotros, ya que los componentes internos de las máquinas, como son las bombas de flujo y de carbonato y ácido no están funcionando adecuadamente», asegura Trodoza, agregando que los aparatos necesitan mantenimiento cada seis meses y aunque recientemente fueron sometidos a uno, nunca se les ha hecho un cambio de filtros.

«Ya estos filtros están completamente deteriorados. Siempre se contrata a un técnico que resuelve el problema por un par de días, luego las máquinas vuelven a presentar averías. No hay repuestos, el técnico está de manos atadas porque no hay cómo sustituir lo que se daña. El Seguro Social y los encargados de la unidad de diálisis, afirman que no hay dinero para comprar los componentes o no se encuentran en el país. Los que sufrimos somos nosotros los pacientes» dijo el denunciante.

La situación ha generado que los pacientes sean conectados solo por dos horas y medias cada dos días. «Nos duele el cuerpo, las piernas. No tenemos energía sino debilidad. Eso es por la mala calidad de hemodiálisis que estamos recibiendo», comentó Marialber Martínez.

LEE TAMBIÉN

Unidad de diálisis de Acarigua se quedó sin concentrados y enfermeras

En la unidad ya no es problema la falta de agua, cuyo servicio es deficiente en la zona. La Alcaldía de Páez envía camiones cisternas constantemente para que se pueda cumplir con las diálisis; sin embargo, los filtros suavizadores para minimizar los sólidos suspendidos en el agua, ya colapsaron.

«Los filtros de arenas, de carbón y de la ósmosis inversa están colapsados. Se les hizo mantenimiento porque los pacientes estaban siendo afectados, pero necesitan es ser sustituidos», expresó Trodoza, indicando que se requieren los de grava, arenilla, carbón activado y resina, por lo que que solicitó a las autoridades o empresa privada colaborar para la instalación de estos equipos.

Kits incompletos

Asimismo, los pacientes aseguraron que las gasas y guantes que vienen dentro de los kits de hemodiálisis son insuficientes. «Solo traen una gasa y media (una pequeña y una mediana), con la pequeña nos limpian el brazo con el betadine para quitar las impurezas, y la otra la utilizan para contener la sangre cuando cuando retiran la aguja. A veces hay que contar la más grande en dos para poder rendirla, porque hay pacientes que sangran mucho y esto resulta insuficiente para limpiarlos».

LEE TAMBIÉN

ONG piden declarar emergencia por fallas en acceso a diálisis durante cuarentena

Con respecto a los guantes, solo dos pares reciben, ambos descartables. «Un par lo usan cuando nos quitan las agujas y el otro esterilizado, se usa a la hora de conectarnos. Como mínimo necesitamos tres pares de guantes y tres paquetes de gasas. La unidad no tiene, nos toca a los pacientes comprar o cambiar con otros servicios», explicó Marialber Martínez, paciente.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.