Familiares rechazan indiscreción en manejo de caso sospechoso de COVID-19 en Portuguesa

En Portuguesa, Albany Yoely Machado Montero cumple aislamiento y tratamiento en su casa tras verificarse un cuadro de neumonía y un reciente viaje a Cúcuta

515

Acarigua.- El nombre de Albany Yoely Machado Montero se conoció este viernes 20 de marzo a través de las redes sociales. Llegó en cadena a todos los grupos de WhatsApp informando del ingreso de esta joven de 29 años a la Unidad Especial de Aislamiento Epidemiológico del hospital «Dr. Jesús Maria Casal Ramos» de Acarigua-Araure, contabilizándose como el primer caso de COVID-19 registrado en Portuguesa.

La información generó alarma, no solo en el barrio América, casi en el centro de Acarigua, lugar de habitación de Machado Montero, sino en todos los residentes de esta entidad del centro occidente venezolano.

La angustia no fue el único sentimiento que causó la noticia. Los familiares de la joven sintieron indignación y frustración ante la poca reserva y confidencialidad con la que se trató el caso. La cadena de WhatsApp se propagó con estos falsos contenidos en una minuta adjudicada al Destacamento de los Comandos Rurales No. 319 de la Guardia Nacional.

Los señalamientos no se hicieron esperar. Desde muy temprano, el sábado 21 de marzo, quienes pasaban frente a la residencia familiar de la dama tomaban fotos. Todos los vecinos empezaron a usar tapabocas, cosa que pocos habían hecho desde que se decretó la cuarentena social en el país y se emitieron las medidas de prevención para evitar la propagación del Coronavirus.

LEE TAMBIÉN

DIRECTOR DE SALUD DESMIENTE CASO POSITIVO DE COVID-19 EN PORTUGUESA

«No sabemos de donde salió toda esa información que están pasando por las redes. Albany tenía una gripe mal curada y un dolor en la cara. Fue hasta un CDI y para ese dolor le mandaron un medicamento que le irritó la garganta. Decidió hacerse una placa y le salió secreción en los pulmones», contó Francisco Machado, padre de Albany.

A eso de las 8 de la noche del viernes, 20 de marzo, personal epidemiológico y de enfermería abordaron con una ambulancia la vivienda. La familia Machado Montero aún no sabe cómo se divulgó con sesgo el cuadro de la joven, quien es enfermera pero no está en ejercicio.

«Tomaban fotos de la casa, la evaluaban y siguieron tomando fotografías, hasta que se la llevaron al hospital de Acarigua. Tuve unas palabras con ellos porque hicieron todo como si se tratara de un circo», denunció el progenitor.

La minuta hacía referencia a que Machado Montero había llegado a Acarigua hace 9 días, tras permanecer un tiempo en la ciudad de Cali, en Colombia. Su padre lo desmintió y afirmó que debido a una patología psiquiátrica que presenta la muchacha viaja constante a un hospital militar de Cúcuta.

En este centro asistencial de la ciudad fronteriza entre Colombia y Venezuela, permaneció un día y solo fue a pedir una cita. «No tuvo mayor contacto con personas en Cúcuta y cumplió con todas las medidas», dijo Machado.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | LA CLOROQUINA: UNA POSIBLE OPCIÓN PARA TRATAR EL CORONAVIRUS

La paciente permaneció 20 horas en el Hospital «JM Casal Ramos» y, mientras estaba en vigilancia médica, más tomaba fuerza el rumor de su contagio, por el nivel de difusión de la minuta.

«A mi hija se le diagnosticó una neumonía. Tiene afectación respiratoria con secreción y no le ha dado fiebre. Mi hermano es médico y ya lo habíamos consultado; nos advirtió que era una neumonía», explicó el padre de la joven.

La familia asegura que a la joven se le hizo la evaluación pertinente. La muestra para despistaje de COVID-19 fue enviada a analizar fuera del estado para confirmar si se trata del nuevo coronavirus. Se esperan los resultados.

La joven fue dada de alta y cumple tratamiento para la neumonía. Los Machado Montero lamentan el episodio vivido en medio de la propagación del virus, cuya enfermedad es catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como pandemia por sus altos niveles de expansión y las afectaciones a la salud de miles de personas, desde que se descubrió en diciembre de 2019.

La familia cuestiona la poca discreción y el irresponsable manejo comunicacional con que las autoridades trataron este caso, considerado sospechoso. «Han dicho de todo de mi hija y de mi familia, sin importar las consecuencias ni como nos encontramos nosotros. Mi hija tiene una condición psiquiátrica aunque está siendo tratada y le va muy bien, su mamá está recién operada y yo soy hipertenso».

El Estado Mayor de Salud y el gobernador Rafael Calles se han limitado a informar que no hay casos confirmados en Portuguesa, pese a que uno aparece en un mapa nacional que se viralizó luego del anuncio de Jorge Rodríguez en el que precisaba los números actuales de casos, advirtiendo que dos están en condiciones crítica.

En Portuguesa no se ha precisado el número de muestras que se han tomado, aunque se habla de un par más. Tampoco si los pacientes han sido puestos en aislamiento en sus hogares. En las dos áreas que epidemiología ha dispuesto en los hospitales «Dr. Jesús María Casal Ramos» de Acarigua-Araure y «Dr. Miguel Oraá» de Guanare, ciudad capital, para atender los posibles casos de COVID-19 no se ha recluido ningún paciente, se colocó en otra cadena de WhatsApp, supuestamente emitida por el Estado Mayor de Salud de la región.

4.5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO