Familiares denuncian que policías ordenan desnudar a anciana en alcabala de Portuguesa

La nieta explica que su abuela se quedó varada en Caracas desde que se decretó la cuarentena y, después de cumplir con todos los trámites exigidos para viajar, entre ellos salvoconducto y prueba de descarte del virus, decidió regresar a Mérida.

2579
Denuncian que los policías hurgaron cada rendija de las billeteras. Foto cortesía Primicia

Caracas. Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana mandaron a desnudar a una anciana de 82 años en una alcabala en Guanare, estado Portuguesa, para conseguir dinero en medio de la cuarentena. O, en palabras de su nieta, Gabriela Rojas, para matraquearla.

La octogenaria iba camino de Mérida, donde vive hace años más de 15 años, a bordo de una camioneta junto con el chofer y un joven veinteañero. Viajaron el viernes 10 de julio y debieron sortear un sinnúmero de alcabalas.

«Los policías los hicieron bajarse del carro, abrieron cada una de las maletas, las carteras, revisaron cartucheras, monederos. Hurgaron cada rendija de las billeteras. Puros papelitos y oraciones. Nada, no había botín que sacar así que avanzaron», narró Gabriela en el diario Tal Cual.

LEE TAMBIÉN

Vargas | Alcabalas y restricción vial se imponen por cuarentena radical

Sin embargo, fueron pasados a «revisión». «Dos funcionarios de la PNB se llevaron al chofer y al muchacho a un cuarto y a mi abuela la pasaron a otro con una funcionaria que ellos llaman «una femenina», pero yo llamaré «la tipa»», describió Gabriela.

«La mujer la miró de arriba a abajo y le dijo que se tenía que desnudar. Así mismo: que se desnudara porque la iba a revisar», añadió.

Agregó que su abuela se negó y la policía insistía. «Mi abuela empezó a llorar de la indignación (…) Discutió fuerte con la tipa policía, el chofer que estaba afuera esperando la escuchó llorando y empezó a discutir con los otros policías para que la dejaran salir. El muchacho esperaba afuera cerca del carro. Ya lo habían revisado y uno de los policías le dijo «esos 20 dólares que llevas se van a quedar aquí porque tienen COVID-19. Era lo único que cargaba y a riesgo de que los dejaran más tiempo, se le plantó firme y le dijo que no», apuntó.

La nieta destacó que su abuela no se quitó ni siquiera los guantes de protección y, de regreso al carro, uno de los policías se le acercó y le dijo que le dejara un pedacito de torta que habían avistado en un envase.

«Esa torta es para mis hijos que me están esperando ¿nos podemos ir o estamos presos?», cuenta Gabriela, al señalar la respuesta que le soltó su abuela a los policías. «Se vieron entre sí, impunes como se saben los PNB: «dale, arranquen'», señaló.

Expresó que su abuela se quedó varada en Caracas desde que se decretó la cuarentena y, después de cumplir con todos los trámites exigidos para viajar, entre ellos salvoconducto y prueba de descarte del virus, decidió regresar a Mérida.

Lee la historia de Gabriela Rojas en Tal Cual aquí

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.