Experto asegura que Barinas es el primer estado en mordeduras de serpientes

Luis Contreras, capitán de de bomberos del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea), experto en serpientes y sueros antiofidicos, alrededor de 50 personas mueren al año en la entidad llanera por escasez de antídotos

176
El capitán Contreras se traslada por sus propios medios para llevar el suero a quienes lo requieran | Foto: Cortesía: Luis Contreras

Barinas.- Alrededor de 50 personas al año mueren en Barinas como consecuencia de mordeduras de serpiente, de acuerdo a las cifras suministradas el domingo 17 de mayo, por el experto en serpientes y sueros antiofidicos, capitán de bomberos marinos del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea), Luis Contreras.

Contreras, quien es considerado por la Unesco como embajador de buena voluntad tras 20 años recorriendo el país para entregar suero antiofídicos en las regiones donde lo necesiten, estuvo en Barinas recientemente para traer el antídoto a un campesino mordido por una culebra a principios de mayo, es una comunidad rural del estado llanero.

El experto sostuvo que, en la actualidad, las mordeduras de serpiente matan a mucha más gente que el coronavirus. Dijo que el estado Zulia con 1.125 y Carabobo, con 850 mordidos, son las otras dos entidades federales que, junto a Barinas, ostentan los tres primeros lugares en índices por esa razón.

LEE TAMBIÉN

Barinas | Familiares de parturienta confirman que su muerte fue por COVID-19

Según Contreras, la escasez del suero antiofídico es la razón principal de los decesos. Explica que por la situación económica del país, los laboratorios privados no elaboran el antídoto, solo lo hace el laboratorio Biotecfar de la Universidad Central de Venezuela (UCV), que ahora también tiene dificultades para su fabricación por falta de presupuesto.

Quién se define como un luchador sin recursos reside en Maracaibo, capital del estado Zulia, y desde allí se traslada a los sitios que lo requieren a través de la red de emergencia que tienen los médicos en el país.

Su trabajo no remunerado consiste en llevar el antídoto donde lo necesiten, aunque para ello tenga que valerse de la buena voluntad de particulares o empresas del Estado y privadas para su traslado, a fin de atender a las víctimas.

«La  gran mayoría de las víctimas de mordeduras de serpientes no viven tan cerca de un hospital ni tienen el conocimiento profesional de un experto sobre qué hacer sobre un accidente ofídico, y llegar a un centro hospitalario donde no haya suero antiofídico puede ser fatal», reconoció.

Las estimaciones que Contreras lleva reflejan que las mordeduras de serpientes matan entre 100.000 y 150.000 personas e incapacitan a un promedio de 400.000 ciudadanos cada año en todo el mundo.

«Es un problema que se agrava con el paso de los años por la escasez mundial del suero, único antídoto para el veneno de las culebras, especialmente en zonas rurales de África, Asia, Europa y América, donde existen países que cuentan con pocas instalaciones adecuadas de salud», explicó.

El experto sostiene que las mordeduras de serpientes deberían ser una condición tratable con el antídoto correcto. No hay razón para que tantas personas mueran, afirmó.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO