Estudiante de la Rómulo Gallegos denuncia expulsión por razones políticas

Franklin Camargo, del tercer año de medicina, afirmó que luego de cuestionar un “adoctrinamiento político” en clase fue ofendido por el coordinador de Fisiopatología y el decano, quienes le informaron que estaba expulsado de la casa de estudios

591

San Juan de los Morros.- Franklin Camargo, estudiante de tercer año de medicina en la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg), sede San Juan de los Morros en Guárico, denunció a El Pitazo que fue víctima de discriminación por su posición política contra Nicolás Maduro.

Destacó que este viernes 25 de enero, luego de cuestionar el contenido ideológico revolucionario en una clase magistral del profesor y coordinador de Fisiopatología, médico José Ángel Meza, éste lo acusó de falta de respeto y le pidió retirarse del aula.

“La clase no tenía alguna relevancia en cuanto a puntos se refiere, era algo más simbólico y en realidad fue un adoctrinamiento absoluto, por eso yo intervine, lo interrumpí para refutar porque estaba hablando de política y él se molestó”, relató Camargo en un audio que fue difundido en redes sociales.

Camargo, quien es dirigente político de Vente Venezuela en el estado Aragua, asegura que siempre intentó mantener al margen su tendencia política de la formación académica. Sin embargo, en esta oportunidad cuestionó que se tomen los espacios educativos para pretender inculcar un mensaje ideológico de izquierda.

Subrayó que antes de salir del aula se dirigió a Meza: “Le dije que me estaba sacando de clase por pensar distinto… al salir del salón él me dijo que estaba expulsado, luego me siguió y me llevó al decanato”, explicó Camargo.

“Universidad chavista y revolucionaria”

Según cuenta el futuro profesional de la salud, cuando estuvo frente al decano de Medicina de la Unerg, abogado Lucio Díaz, éste también lo tildó de falta de respeto, le reiteró que estaba expulsado y manifestó la posición política de la casa de estudio: “Esta universidad es chavista y revolucionaria y si no te gusta, vete”.

El joven de 21 años repudió la postura de la autoridad universitaria y aseguró que es el deber de Díaz garantizar la calidad educativa por encima de otros intereses en menosprecio de los estudiantes.

“Yo volví al decanato a conversar con el decano, pero éste me amenazó con llamar a seguridad y sacarme a la fuerza de allí. Insistió en que yo estaba expulsado de la universidad, aunque solo lo hizo de boca, porque no recibí nada por escrito”.

DÉJANOS TU COMENTARIO