27.2 C
Caracas
martes, 27 octubre, 2020

Docentes de Fe y Alegría en Barinas piden salarios para vivir dignamente

En la voz de Alexander Serrano, los educadores del Colegio Salvador Gilly, aseguraron que el salario no les alcanza ni para el pasaje y que la situación también afecta a los alumnos, cuyo ausentismo es cada día más evidente

-

Barinas.- Los docentes del Colegio Fe y Alegría Salvador Gilly de Barinas expresaron su apego a las protestas emprendidas por el magisterio nacional en pro de mejoras salariales y otras reivindicaciones sociales, conculcadas en sus derechos fundamentales por el Gobierno nacional.

Al manifestar el sentimiento de sus colegas, personal administrativo, obreros y padres y representantes, Alexander serrano, docente de la institución ubicada en el barrio Primero de Diciembre de la ciudad de Barinas, dijo que exigen un salario digno, una remuneración justa tal como lo establece la Constitución nacional.

Consideran que como cualquier trabajador venezolano, merecen gozar de un sueldo que les permita vivir dignamente, que les garantice cubrir sus necesidades primordiales y básicas como alimentación, atención médica, calzado, ropa e incluso que les alcance para actividades recreativas necesarias para el ser humano.


LEE TAMBIÉN: 

ESTUDIANTES Y PROFESORES DE LA UCV REALIZAN ASAMBLEA EN RECHAZO A SENTENCIA DEL TSJ

Serrano comentó que no es justo que lo que devengan no les alcanza para comprarse un par de zapatos, una alimentación adecuada, ni siquiera para cubrir el monto del transporte para trasladarse hasta sus lugares de trabajos y sus hogares.

“Los docentes vivimos esa calamidad, al igual que la padecen los alumnos cuya ausencia es permanente. El servicio de alimentación personal es pésimo, solo entregan una bebida láctea para hacer una especie de chicha que no cubre las prioridades necesarias para una alimentación balanceada”, precisó.

A nombre de sus colegas, Serrano llamó la atención del Gobierno para que asuma la revisión de los salarios y comience a ajustarse a la realidad social que se vive de acuerdo a los altos niveles de inflación y así poder garantizar un salario justo y digno de acuerdo a la labor que desempeñan, al igual que la labor que hace cualquier trabajador en Venezuela, porque esta realidad no es solamente del docente, sino de todos los sectores sociales. “Es allí donde queremos que comience a verse una revolución social , en la dignificación de la persona, porque no hay revolución humana si no hay calidad de vida”, apuntó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado