Corpoelec incrementa tiempo de racionamientos y perturba desempeño laboral en Barinas

Los cortes de suministro eléctrico pasaron de 2 a 6 y hasta 15 horas en algunos sectores donde, además, no llega agua y no se pueden hacer compras a través de transacciones bancarias ni llamadas telefónicas, refieren vecinos de la capital llanera

804
Los largos racionamientos de electricidad afectan el quehacer diario de los barineses | Foto: Marieva Fermín

Barinas.- Racionamientos que sobrepasan las 6, 8 y hasta 15 horas continuas están padeciendo los habitantes de la ciudad de Barinas desde finales de la semana pasada. La falta de electricidad conlleva a; falta de agua, cierre del comercio, recorte de jornada laboral y desespero entre los ciudadanos, tal como lo refieren por las diversas redes sociales.

Los cortes son tan inesperados y prolongados, dice Irina Jimenez, vecina de La Castellana, en la parte baja de la ciudad, que el sábado tuvieron que salir a la vía principal a protestar porque durante todo el día estuvieron sin electricidad y sin agua. Les llegó después de 12 horas.

Son las 7:00 pm del domingo 5 de mayo, y buena parte de la ciudad de Barinas se quedó sin el suministro de energía eléctrica, con suerte, hasta las dos de la mañana. A las 9:00 am, se volvió a ir la energía eléctrica y con ella el movimiento económico de la ciudad porque la mayoría de los locales comerciales carecen de plantas eléctricas y se quedan sin señal telefónica para hacer transacciones bancarias electrónicas. “Esta situación es inaguantable”, dice por sus redes sociales Laure Nicotra, comunicadora social en cuyo sector, parroquia Alto Barinas, llevan 14 horas seguidas de un apagón.

Javier Ordoñez, habitante de La Arenosa, en Alto Barinas, también refirió que en ese sector, hasta las nueve de la mañana de este lunes 6 de mayo, llevaban 12 horas sin luz eléctrica. La temperatura en Barinas supera los 32 grados centígrados bajo sombra.

También está el caso de zonas como sectores Alto Barinas Sur, donde las fluctuaciones de voltaje quemaron la bomba y los vecinos del lugar tienen 15 días sin agua, a la espera que Acualba, acueducto privado que presta el servicio, repare la bombas y solucione el problema que afecta a unas 800 familias.


LEE TAMBIÉN: 

ENFERMEROS DENUNCIAN PARO TÉCNICO POR DESABASTECIMIENTO MÉDICO EN HOSPITALES DE GUÁRICO

Con las fallas de energía eléctrica se paraliza prácticamente toda la actividad comercial y la ciudad queda incomunicada. Las operadoras telefónicas quedan fuera de servicio, no hay conexión a internet. La mayoría de la ciudad queda sin agua porque los acueductos funcionan con hidrobombas, y la jornada laboral, desde mucho antes que lo decretara el gobierno, está reducida a turnos de medio día, comentó Marlon Maya, ingeniero electricista que advirtió, hace varios años, sobre la situación que se está viviendo si no se tomaban los correctivos a tiempo.

Maya agregó que, si en la capital llanera la situación es crítica; peor lo es en el resto de los 11 municipios e incluso, en parroquias del mismo municipio capital como Santa Lucía donde los racionamientos pueden ser de 48 o 72 horas. Igual que ocurre en Sabaneta, Libertad y poblaciones del eje andino en donde padecen por tiempo prolongado los apagones disfrazados de racionamientos.

DÉJANOS TU COMENTARIO