26 C
Caracas
viernes, 5 marzo, 2021

Comunidad de Guanare pide rescatar un caimán que vive en canal de desagüe

El ejemplar fue descubierto en octubre de 2020 por unos niños en el canal de aguas blancas de la urbanización La Gracianera, en Guanare. A la fecha, no ha sido posible que una autoridad ambiental o académica atienda el llamado a restituirle su hábitat natural

-

Guanare.- Una tarde de octubre de 2020, unos 10 niños llegaron con un escándalo a la casa del maestro Carlos Hidalgo, en la urbanización La Gracianera, una barriada popular del sureste de Guanare, en el estado Portuguesa.

¡Un babo!, ¡un babo!, le gritaban, a lo que el músico les respondió: !Embusteros!

Fue tanta la insistencia de los chicos que Hidalgo decidió acompañar a los niños hasta el canal de desagüe del urbanismo, apenas separado 10 metros de su casa. En efecto, allí tomaba el sol una especie parecida a un cocodrilo juvenil.

Desde esa fecha, Carlos Hidalgo, un maestro de bandola y lutier de maracas, y su comunidad La Gracianera, no han descansado para lograr que las autoridades ambientales de la entidad y los investigadores de la fauna acuática de la Universidad de los Llanos Ezequiel Zamora ( Unellez) se ocupen del reptil. Tienen miedo de que algunos vándalos lo apaleen o que alguien se lo lleve para comercio o provecho personal. «Hay mucha hambre por aquí», sugiere.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

ZOOCRIADERO DEL CAIMÁN DEL ORINOCO NO TIENE TANQUE, ILUMINACIÓN NI TERMÓMETROS

«Cuando lo vi no me parecía un babo. El color, la trompa, las escamas; incluso, las patas eran diferentes», relató el maestro, seguro de que el animal se acercaba más bien a la tipología de un caimán del Orinoco bebé. Hidalgo llamó a El Pitazo y pidió ayuda para sensibilizar a alguna organización no gubernamental dedicada a la protección de la fauna.

«No me he quedado quieto», señaló. «Tomé fotografías y las envíe al profesor Basil Estergio», extrabajador de la Unellez en Guanare, para que me ayudara a identificar la especie. Él, desde Estados Unidos, donde reside, de inmediato se interesó y rebotó la fotografía a un colega suyo fundador de Zoocrisdero del Caimán del Orinoco de nuestra casa de estudios, contó Hidalgo.

La respuesta llegó pronto, aunque incompleta. El profesor Hildemaro González contactó a Hidalgo y le aseguró que, vistas las fotografías, estaba 80 % seguro de que se trabaja de un caimán del Orinoco. El investigador no pudo certificar el hallazgo, porque no disponía de combustible y porque su condición de jubilado no le permitía acceso al zoocriadero de la Unellez.

No obstante, González se comunicó con el Ministerio de Ecosocialismo obteniendo la promesa de que al dia siguiente iría una comisión a capturar al animal.

La comisión se presentó en el canal donde desembocan las aguas lluviales que bajan de una quebrada, pero sin indumentaria ni papel para registrar el hallazgo. El maestro Carlos Hidalgo aún, al 21 de enero de 2021, espera a los funcionarios, quienes prometieron volver a aprehender al reptil.

«El 22 de diciembre me topé con uno de los funcionarios de ambiente que nos había visitado. Este se excusó con la falta de combustible», reveló Hidalgo.

«Nadie en la Unellez quiere ocuparse: ni el biocentro, ni el vicerrector, ni el zoocriadero. Mientras, he tenido una lucha por el resguardo del caimán para evitar que lo maten, le tiren piedras. Se había desaparecido, pero hoy lo vi. Se asomó. alguien lanzó vísceras de algún animal al canal y salió a alimentarse».

La última vez que Hidalgo vio el caimán fue el 27 de diciembre de 2020. Le hace guardia y no lo divisa. Piensa lo peor, pero aún insiste en que el animal debe ser rescatado.

En Guanare todos recuerdan a Hércules, un caimán macho de seis metros de longitud que llegó siendo un bebé al Zoocriadero del Caimán del Orinoco de la Unellez. Fue capturado por el profesor González en el río Tucupido y llegó a ser el macho alfa, el padre de muchas crías en ese cautiverio. Penosamente, murió el año pasado, a los 20 años de edad, por una supuesta falta de ingesta continuada. Murió por hambre, aunque en su oportunidad se sostuvo que fue por envenenamiento.

El caimán del Orinoco, también conocido como cocodrilo del Orinoco o caimán llanero​, es una especie de cocodrilo de la familia Crocodylidae, endémica de la cuenca del Orinoco. Se le considera el mayor depredador de América Latina y una de las mayores especies de cocodrilo de todo el mundo, con una longitud máxima de siete metros.

Organizaciones internacionales de ecología, como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn), clasifican al caimán del Orinoco en la categoría en peligro crítico de extinción.

Además, el Caimán del Orinoco aparece en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado