Colapso de tubería de aguas negras afecta a cinco mil habitantes en Acarigua

Vecinos de cuatro sectores del este de esta ciudad del estado Portuguesa viven en medio de una laguna de aguas residuales por el colapso de una tubería de 18 pulgadas

80

Acarigua.- Unas 5.000 personas de cuatro sectores de la zona este de Acarigua, en Portuguesa, viven entre las aguas negras que corren sin control por varias calles, debido al colapso de una tubería de 18 pulgadas.

La situación de insalubridad, de acuerdo con la denuncia por Óscar Galíndez, dirigente vecinal de la zona, afecta a los sectores El Samán, Samancito, La Sorguera y Durigua, y ha sido reportada por escrito ante el alcalde del municipio Páez, Efrén Pérez, sin que hasta el momento sea atendido el problema.

LEE TAMBIÉN

Aguas negras inundan calles de Nueva Casarapa en Guarenas

«Es una laguna de aguas negras lo que tenemos en nuestra comunidad y eso nos está afectando por los malos olores que se generan y la proliferación de mosquitos y zancudos que nos toca aguantarnos», expresó el vecino.

Galíndez detalló que el colapso se genera en la tubería de 18 pulgadas que está ubicada en la entrada al barrio El Samán. “Exigimos al alcalde que se aboque a solventar este problema que se agrava con la entrada de las lluvias, por la acumulación de agua, y le advertimos que si no da respuesta tomaremos la calle para hacer sentir el reclamo de los miles de afectados”, expresó.

Alcantarillas

En la misma zona este, los vecinos del sector 3 de la urbanización Durigua, una de las comunidades más populosas de Acarigua, también reclaman a las autoridades el mantenimiento de la red de alcantarillado.

Irma Hurtado, miembro del consejo del sector, precisó que ya se cumplieron ocho años sin que ninguna de las 16 alcantarillas de la urbanización reciba mantenimiento, por lo cual están tapadas de desperdicios de todo tipo.

LEE TAMBIÉN

Aragua | Entre aguas negras y malos olores viven siete comunidades de Maracay

La alcantarilla más deteriorada se encuentra en una de las vías principales de la urbanización, la cual está sin protección, lo que ha obligado a los vecinos a colocarle cauchos encima para evitar accidentes a quienes transitan por la zona, según hizo referencia la denunciante.

«Hasta que no se mate un cristiano no harán nada y el consejo comunal no puede hacerlo solo. El alcalde sabe de esta situación y no hace de la vista gorda», expresó, afirmando que en esta época de lluvias se registran anegaciones de viviendas porque no hay un drenaje óptimo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.