Cojedes | Anciana fue abandonada en las afueras del hospital de San Carlos

Marcelina Parra fue dejada por un familiar en una silla de ruedas en las afueras de la emergencia del hospital Dr. Egor Nucete, de San Carlos. Estuvo cerca de cuatro horas abandonada a su suerte hasta que el personal de esa institución se percató de su situación

2665
Marcelina Parra, de 91 años de edad, fue abandonada por un familiar en la emergencia del hospital de San Carlos. Foto cortesía: Infociudadano

San Carlos.- El jueves 13 de mayo, Marcelina Parra, de 91 años de edad, fue abandonada en las afueras de la emergencia del Hospital Dr. Egor Nucete de San Carlos, en el estado Cojedes. Cerca de las tres de la tarde, un familiar la dejó en el sitio en una silla de ruedas. No fue sino hasta pasadas las 6:00 de la tarde que el personal de ese centro de salud se percató de que la abuelita se encontraba sola.

El hecho generó la molestia de la ciudadanía, y a través de una publicación en las redes sociales, cientos de usuarios se enteraron de lo ocurrido y exigían que se castigara a los responsables. La indignación se convirtió, a su vez, en muestras de solidaridad.

Una funcionaria del hospital contó a El Pitazo que muchas veces los familiares dejan a los pacientes allí para ir a buscar un carro para el traslado o para comprar cualquier medicamento en la farmacia. Eso es común que suceda, y es por eso que nadie se extraña de que alguien se quede solo.

Sobre el caso de Marcelina, nadie conoce a la persona que la abandonó en aquel lugar. Algunos dicen que fue un hijo quien la tenía bajo su cuidado, pero esta información no se pudo corroborar; aunque otros parientes, en entrevista para El Pitazo desde Perú, señalan directamente a un hijo que se quedó a cargo. También acusan al mismo individuo de vender los electrodomésticos y la casa de la adulta mayor para dejarla a su suerte.

LEE TAMBIÉN

FEDERACIÓN DE JUBILADOS Y PENSIONADOS DENUNCIA AUMENTO DE ABANDONO DE LOS ADULTOS MAYORES

Marcelina Parra tiene nueve hijos, de los cuales dos están en el extranjero y los demás se encuentran en Venezuela. Su hijo residente en Perú también explicó que no tiene los medios para viajar a Venezuela y hacerse cargo de la abuela, pero que estaba dispuesto a ayudar con dinero.

Las redes sociales fueron una parte importante para que se visibilizara el caso. Las personas, a pesar de que reprochaban el hecho, también se organizaron para apoyar y ayudar a Marcelina. Frutas, comida hecha, jugos, agua y sopas fue parte de lo que la gente llevó espontáneamente al hospital. El personal de salud de la emergencia del hospital contó con al menos 18 personas que acudieron a ese centro de salud.

La abuela fue llevada a la sala de emergencias donde la acostaron en una cama para no dejarla a la intemperie. Las personas continuaban llegando con donativos, entre ellos sábanas y suéter que sirvieron para arroparla. La solidaridad fue tal que cojedeños que se encuentran fuera del país querían organizar una campaña para recaudar dinero para Marcelina. Incluso, hubo personas que se ofrecieron para cuidarla en sus casas.

Se conoció que pasadas las 9:00 pm del 13 de mayo, una comisión del Gobierno regional, con funcionarios de Policojedes y fiscales del Ministerio Público, se presentaron en el hospital para conocer del hecho. Igualmente, trascendió que Marcelina Parra fue llevada hasta el Geriátrico Agustín Copabianco, de la capital de Cojedes, donde al menos estará resguardada.

A pesar de que el caso de la adulta mayor llegó a feliz término, sus paisanos siguen de cerca la situación y se preparan para hacer una jornada en el geriátrico. Con esta acción no solo aspiran a beneficiar a Marcelina, sino a todos los adultos mayores que se encuentran en esa institución de salud.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.