18.7 C
Caracas
sábado, 25 junio, 2022

Carla Brito, una enfermera que vende arroz chino para sobrevivir

Ante los elevados precios y bajos salarios, Carla Brito, una enfermera de San Juan de los Morros, ayuda a su tío a vender comida para sostener económicamente su hogar

-

San Juan de los Morros.- La vocación y el amor por la enfermería son los mejores argumentos para quienes hoy permanecen hasta por 24 horas en una guardia hospitalaria, aún conscientes de que el sueldo aproximado de 4 dólares en un mes no les alcanza ni siquiera para cubrir gastos de alimentos.

En San Juan de los Morros, capital del estado Guárico, al igual que en el resto de Venezuela, existe personal de salud calificado que redobla esfuerzos para atender a pacientes y salvar vidas. Carla Fabiola Brito Castro es un ejemplo de esos profesionales que decidieron quedarse en los hospitales, pese a las adversidades.

LEE TAMBIÉN

Guárico | Médicos deciden entre comprar un alcohol o un pollo con salario mensual

Con 35 años de edad y más de 10 años de servicio, Brito es una de las enfermeras que hoy labora en el Hospital Dr. Israel Ranuárez Balza, en la capital guariqueña. Sin embargo, contó que combina la enfermería con la venta de comida en los días libres, para complementar sus ingresos.

«Ayudo a mi tío a vender arroz chino y empanadas, así me mantengo guerreando y sobreviviendo como toda buena venezolana», resaltó Brito, este domingo 16 de mayo, madre de un adolescente de 14 años.

Brito reconoció la valentía de quienes como ella continúan ejerciendo la enfermería, pese a las dificultades: el no contar con un salario justo, las fallas de transporte público, las carencias de otros servicios como el agua, la luz, el combustible; y el hambre.

«Muchas veces, entre nosotros mismos nos ayudamos con la comida, pero en ocasiones no podemos porque en cada casa hay una crisis y hay quienes no tienen para comer», aseguró Brito. Añadió que hay quienes usan los uniformes y zapatos desgastados, porque no tienen para comprar unos nuevos.

La enfermera lamentó la realidad que hoy vive su gremio, debido a la crisis hospitalaria venezolana. Destacó que es gracias a las remesas de seres queridos como también logran sobrellevar el día a día en Venezuela.

«Para pasar 24 horas en una guardia, todo tiene un riesgo y un costo, pero muchos de nosotros -los enfermeros- no podemos con eso y algunos sobrevivimos por el aporte de familiares que están en el exterior. No es fácil lo que vivimos», exclamó Brito.

LEE TAMBIÉN

Guárico | Grupo de médicos dona alimentos a especialistas de Hospital Israel Ranuárez Balza

Testigo directo de las calamidades que viven los pacientes cuando requieren un medicamento, Brito señaló que, en ocasiones, junto a sus compañeros, les ha tocado reunir del poco sueldo que ganan para colaborar con la medicina o exámenes de algún paciente.

«Lamentablemente, enfermarse o tener a alguien en un centro hospitalario es un lujo», destacó Brito, quien subrayó que, pese a los contratiempos, su mayor compromiso en la Venezuela de hoy es seguir luchando para lograr el reconocimiento y las reivindicaciones que merecen los profesionales de la enfermería.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a