Barinas | Madre de joven asesinado en protestas de 2017 aún espera justicia

Luz Cabeza, mamá de Yorman Alí Bervecia, asesinado de un balazo en el pecho el 22 de mayo de 2017, clama por justicia y respeto a la memoria de su hijo que, dice, solo aspiraba a un país libre y democrático

112
Yorman Bervecia fue el primer joven asesinado en los disturbios del 22 de mayo de 2017. Foto: Álbum familiar

Barinas.- “Mi hijo tenía como ideal y sueño un país libre, democrático y con igualdad para todos. Por esta causa salió a manifestar creyendo en el derecho a la libertad de expresión, sin saber que ese día apagarían su vida. Un guardia nacional, quien debía protegerle, violó su juramento y ética, propinándole un disparo en el pecho con el cual le ocasionó su muerte”.

La autora de la afirmación anterior es Luz Cabeza, mamá de Yorman Alí Bervecia Cabeza, joven de 19 años que fue asesinado de un disparo en el pecho el 22 de mayo de 2017, en una protesta en Barinas, convocada a través de las redes sociales, en rechazo a las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente. Después de cuatro años de su asesinato, Luz comenta a El Pitazo, por la plataforma WhatsApp, desde Perú: “El caso sigue impune, en fase de investigación y con obstrucción a la justicia”.

Este sábado 22 de mayo, Luz y Alí, padres de Yorman, estuvieron activos por sus redes sociales clamando justicia por el asesinato del segundo de sus cuatro hijos.

Los cuatro años que han pasado desde aquella mañana del 22 de mayo, donde Barinas fue centro de atención por la represión de los organismos de seguridad, asesinatos de cuatro jóvenes y saqueos generalizados, no han mermado la sed de justicia de esta madre barinesa que emigró a Perú hace dos años con tres de los cuatro hijos que le sobreviven.

LEE TAMBIÉN

MADRE DE JOVEN ASESINADO EN 2019 EN UNA PROTESTA ESPERA JUSTICIA

El caso de Yorman Alí está paralizado. No hay investigaciones y su expediente está extraviado, según se lo afirmó la fiscal María Di Lorenzo, quien llevaba las averiguaciones en 2018.

Destaca que por muchos intentos, no ha logrado que el asesinato de su hijo lo designen como violación a derechos fundamentales y no que se califique como un delito común. La razón es sencilla: como derechos fundamentales, el caso no prescribe y siempre tendrá la esperanza de que se haga justicia.

En la actualidad, dijo Cabeza, el caso está a cargo de Henry Rico, abogado responsable de la Fiscalía Primera del Ministerio Público en Barinas, quien le dijo que necesitaba tiempo para estudiar el expediente.

Desde hace un poco más de dos años, esta madre trabaja de la mano con otros padres y familiares de víctimas de 2017, con una fundación denominada Alianza de Familiares y Víctimas 2017 (Alfavic), desde donde se encargan de documentar ante instancias internacionales cada uno de los casos.

Ahora en Perú

“No ha sido fácil”, responde tajante a lo que ha sido su vida en Perú, país a donde emigró hace dos años. Ahora está allá con tres de sus cuatro hijos. En Barinas están su hijo menor, nacido de su segundo matrimonio, y su nieto, hijo de Yorman.

Reconoce que formar parte de la diáspora le ha afectado en todos los sentidos. “Especialmente si te ves obligada a salir de tu país por amenazas permanentes como me pasó a mí. Esto ha trastocado mi vida y la de mi familia», confiesa. Cuenta que su vida cambió drásticamente. No esperaba ser ella quien sepultara a su hijo. “Pensé que sería él quien iba a enterrar mis restos, como es ley de vida”, comenta.

Esté donde esté, con la ayuda de Dios y de Alfavic seguirá en la búsqueda de lo que es su derecho: justicia, esclarecimiento de lo que aconteció a su hijo y evitar que se repitan hechos como los ocurridos el 22 y 23 de mayo de 2017 en Barinas, es la tarea que se impuso Luz.

Además, se propone limpiar la memoria de Yorman, “porque el gobierno lo ha tildado de terrorista, malandro, delincuente y guarimbero, términos ligeros que usan los funcionarios que nos atienden en la fiscalía, sin ningún respeto ni consideración a que somos los padres de esos muchachos que nos arrebató el Estado”.

Luz confiesa que nunca pensó que el gobierno, que debe garantizar la paz y seguridad de los ciudadanos, emprendiera una serie de hostigamientos, amenazas que profundizan más la desgracia que les causaron al arrebatarles a sus hijos, sobre todo cuando les niegan e impiden la justicia. “El poder no es estadal. Es un poder concentrado en manos de una narcodictadura. No tenemos Estado de derecho”, sentencia finalmente.

LEE TAMBIÉN

ONG RECUERDA CON SILLAS VACÍAS A JÓVENES ASESINADOS DURANTE PROTESTAS DE 2014 Y 2017

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.