22.1 C
Caracas
martes, 16 agosto, 2022

Acarigua: pacientes renales en riesgo por deterioro de máquinas y falta de personal

El número de máquinas operativas y las tres enfermeras que quedan en el Servicio de Nefrología de Acarigua llevaron a la reducción de los turnos de diálisis de 90 pacientes renales, quienes deben madrugar para no quedar rezagados o perder sus horas de tratamiento. La administración del lugar no da respuesta a las denuncias de los enfermos

-

Acarigua.- Las ocho máquinas que quedan operativas y las tres enfermeras que aún laboran en el Servicio de Nefrología C.A., de las ciudades de Acarigua-Araure, en Portuguesa, no dan abasto para que los pacientes que se atienden en esta unidad puedan dializarse las cuatro horas necesarias para enfrentar la enfermedad y alargar sus días.

El deterioro progresivo de al menos 10 máquinas de hemodiálisis, incluyendo la de ósmosis, obliga a los 90 enfermos renales a llegar antes de las 4:00 am al centro asistencial, ubicado en la avenida Alianza de Acarigua, para asegurar los primeros turnos.

«Hay que estar lo más temprano posible porque es por orden de llegada. Si perdemos el turno, se queda uno rezagado para el segundo, los del segundo quedan para el tercero y así hasta el cuarto turno que hay», expresó Marielba Martinez, paciente de este centro asistencial, uno de los dos dispuestos por el Instituto Venezolano del Seguro Social (Ivss) en el cono norte de Portuguesa.

Por ahora los pacientes, quienes afirman que no cuentan con el apoyo Felipe Cordero, director de la unidad, han logrado conseguir dializarse al menos tres horas por turno. Frente a la presencia del coronavirus en el país, este servicio de nefrología está en contingencia.

«El director no busca la manera de lograr una solución para mejorar las condiciones en las que está la unidad. Aquí estamos solos, pacientes y enfermeras, enfrentando cada situación, porque si no resolvemos somos nosotros los que estamos en riesgo, podemos perder la vida», dijo Martínez a El Pitazo.

Entre las 90 personas que reciben el tratamiento se encargan de los gastos de transporte de las tres enfermeras que quedan. Otras tres renunciaron el pasado sábado, sumando cinco bajas en la últimas semanas.

«Estas personas están trabajando en horarios redoblados. Llegan a las cinco de la mañana y salen a las ocho de la noche. Como no les garantizan transportes y estando conscientes de la situación, nosotros nos estamos haciendo cargo de ese gasto. Ellas siempre han estado dispuestas a quedarse, pese al bajo salario que perciben, pero la administración de la unidad las maltrata y ni siquiera les resuelve lo necesario» afirmó.

Hasta el año pasado eran 84 pacientes los que atendía la unidad, pero tras la paralización de la sala de diálisis del Hospital Dr. Jesús María Casal Ramos, de Acarigua-Araure, se sumaron 4 más, llegando a 90 personas.

LEE TAMBIÉN

Director reconoce primer médico infectado por coronavirus en el HUC

La falta de aires acondicionados y la escasez de agua son otras deficiencias que no han sido atendidas en esta unidad. «La Alcaldía de Páez nos colabora con cisternas, pero cuando ese camión se daña, toca cubrir el costo de uno privado», dijo Martínez.

Los baños de este lugar están cerrados por falta de agua; lo que se consigue es solo para las diálisis. «Las camareras han sido solidarias y siempre nos ayudan a subir tobos por las escaleras, porque el ascensor no funciona desde hace un par de años. Las enfermeras que pasan aquí más de 10 horas deben aguantar sus necesidades porque no pueden utilizar los baños, y si hacen algún reclamo, el director les muestra la puerta y le dicen que son libres de irse», denunció.

Combustible

El desabastecimiento de combustible ha hecho cuesta arriba la llegada de los pacientes a las unidades de diálisis. Para llegar al Servicio de Nefrología de Acarigua, a las personas procedentes del municipio Turén se les ha brindado el apoyo a través del Bus Portuguesa.

Estos 10 pacientes llegan a las 7:00 am y se retiran a las 6:00 pm, pasando el día entero en la unidad, donde no hay aires acondicionados para apaciguar la larga espera.

«La administración no ha considerado para ellos colocarlos en un solo turno», cuestionó Martínez, al tiempo que aseguró que hasta para trasladar a un técnico que chequee la ósmosis han puesto trabas. «Nos vamos a encargar nosotros de conseguir el combustible, buscarlo y llevarlo porque la persona es de Barquisimeto».

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a