21.9 C
Caracas
jueves, 6 agosto, 2020

Trujillo | Trabajadores del Hospital de Betijoque denuncian escasez de suministros

Los trabajadores del Hospital de Betijoque, en el municipio Rafael Rangel del estado Trujillo, denunciaron que hay escasez de suministros básicos como algodón e inyectadoras. Además, explicaron que las farmacias del pueblo no cumplen horario nocturno

-

Valera.- Los trabajadores del Hospital María Aracelis Álvarez, de la población de Betijoque, municipio Rafael Rangel, del estado Trujillo, denunciaron que persiste la escasez de suministros básicos para atender emergencias y cirugías menores.

En la tarde de este jueves, 2 de julio, el personal de enfermería, explicó que usan las vendas como algodón y piden a los pacientes comprar hasta inyectadoras.

«Nos tocó cortar una venda, que son carísimas, para utilizar como algodón, porque no había para la guardia», contó un empleado, quien por temor a represalias administrativas pidió no revelar su nombre.

LEE TAMBIÉN

Trujillo | Bajos ingresos registran comercios no priorizados y vendedores informales

El personal médico y de enfermería tuvo que suspender una jornada de operaciones, durante el miércoles, 1 de julio, debido a esta situación.

“No hay insumos. Ayer había jornada de esterilización y de operaciones y la suspendieron porque no hay insumos. No contamos con nada. De hecho antes de ayer llegó un señor picado de culebra y lo enviaron de emergencia a Valera, porque aquí no teníamos antídoto” reveló el declarante.

Este paciente fue trasladado al Hospital Dr. Pedro Emilio Carrillo de Valera, donde llegó recientemente una reserva de suero antiofídico y pudo ser atendido.

Una solución pronto

- Advertisement -

En representación de sus compañeros, solicitó a la Fundación Trujillana de la Salud (Fundasalud) dotar a la institución.

«Pedimos una solución, que Fundasalud se aboque a la problemática del hospital de Betijoque», dijo el trabajador vía telefónica.

Farmacias cerradas

Además de los problemas internos, comentaron que los pacientes se ven afectados por el incumplimiento de las guardias nocturnas en las farmacias de la población. En caso de necesitar un medicamento, los pacientes deben ir a Valera o esperar al día siguiente.

«No hay suficientes medicamentos. No hay antibióticos y, en las guardias nocturnas, las farmacias están cerradas. Las que están frente al hospital. Entonces, cuando llega algún herido o un enfermo a media noche, que no hay ni inyectadoras, uno se pregunta, dónde salen a comprarlas», explicó el declarante.

Comentó que también continúa la falla en los equipos, especialmente para tomar la tensión. Recientemente, debido a las denuncias, arreglaron tres tensiómetros, pero se volvieron a dañar.

¿Qué tan útil fue esta publicación?