30 C
Caracas
jueves, 6 mayo, 2021

Trujillo | Paciente renal repara los equipos de diálisis que lo mantienen con vida

Walter Segovia, de 40 años de edad, tiene 12 años como paciente renal y debido a la pandemia y la falta de transporte ayuda a reparar las máquinas de hemodiálisis de la Unidad de Diálisis Andina de Valera

-

Valera.- Walter Segovia es técnico de televisores, radios y equipos de refrigeración, pero durante la pandemia del COVID-19 le ha tocado reparar las máquinas de hemodiálisis que lo mantienen con vida en la Unidad de Diálisis Andina, ubicada en el municipio Valera, estado Trujillo.

Segovia, de 40 años de edad y egresado de un curso de electrónica del Inces en 1996, contó, mientras terminaba de calibrar una de las tres máquinas con fallas, que su ayuda ha sido circunstancial y ocasional desde 2020

El centro de salud, el cual presta servicio gratuito a pacientes renales por convenio con el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), tiene un técnico especializado. Sin embargo, no es exclusivo de Trujillo y debe atender otras unidades de diálisis del país.

LEE TAMBIÉN

Sucre | Pacientes renales denuncian estar en riesgo de muerte por falta de máquinas

- Advertisement -

“Yo siempre le he colaborado y eso me ha permitido aprender de la reparación de estas máquinas. Ahorita, cuando calibraba la cantidad de bicarbonato y de concentrado, él me asistía vía telefónica. Eso mientras solventa y puede regresar”, dijo Segovia sobre su amigo, quien actualmente está en Oriente. 

Comentó que la última vez que el técnico pudo venir fue hace un mes, debido a la falta de transporte, especialmente en semanas radicales. 

Walter, quien padece de deficiencia renal crónica e hipertensión desde hace 12 años, sabe que los pacientes no pueden esperar. Faltar a alguna de las tres sesiones semanales significa un riesgo de muerte. 

Eso lo motiva a ayudar y retribuir el esfuerzo del personal médico y enfermero, a cargo de la nefróloga Rosaura Trejo. 

“Es como una obligación, porque tantos años yo aquí en la clínica, uno sirviéndose de las máquinas. También como paciente uno sabe lo que es estar hasta una semana sin diálisis”, expresó Segovia. 

Incumplir con un tratamiento, regularmente de tres horas, les sube los niveles de urea, creatinina, causa hinchazón por retención de líquidos y, en el peor de los escenarios, una muerte por envenenamiento de la sangre. 

Por eso, él, quien vive en el sector Punto de Mérida de Valera, camina 18 cuadras para hacerse su tratamiento, cuando no hay transporte público, y vuelve de la misma manera a su hogar. 

“Estas semanas radicales han sido fuertes» dijo Segovia, quien nota, con admiración, el esfuerzo de otros 65 pacientes que acuden no solo de otros municipios de Trujillo, sino del Eje Panamericano del Zulia y los páramos de Mérida, en colas, taxis y motos. 

Sin repuestos

Una década atrás esa unidad tenía 22 máquinas de hemodiálisis y era una de las más completas del estado, pero se ha deteriorado poco a poco, debido a la falta de inversión y la imposibilidad de reponer todos los repuestos provenientes de Alemania.

LEE TAMBIÉN

Gobernadora del Táchira solicitará en Cúcuta cupos para pacientes oncológicos y renales

Walter comentó que, por lo general, se les hacen reparaciones correctivas, pues no pueden hacerles el mantenimiento necesario. Frecuentemente se les dañan los motores, cuyo precio en el mercado es de 200 dólares. 

Este tipo de servicio técnico es una emergencia constante. Se necesita tener los equipos a tiempo para los tres turnos diarios.

Incluso a Walter le ha tocado arreglar la máquina en la cual se iba a dializar. Ese día, en vez de tres horas de tratamiento, recibió dos horas y media. 

“Hace una semana vine y reparé una, luego vine a mi turno y resulta que falló la mía. Me tocó improvisar, casualmente cargaba mis herramientas, revisé rápido, reemplacé un repuesto al que se le había hecho mantenimiento y se solventó. Logré repararla y hacerme la diálisis. Eso sí, por menos tiempo”, concluyó Segovia.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado