Trujillo | Mujer con COVID-19 muere en traslado al hospital por desatención en ambulatorios

Wilmer Mora denunció que a su esposa, Natalia Sarabria, le negaron los primeros auxilios en el CDI y en el ambulatorio del municipio Escuque del estado Trujillo. La víctima, contagiada de COVID-19, murió de un paro respiratorio en el traslado al hospital de Valera, trayecto durante el cual tuvieron un accidente de tránsito

694

Valera.- Natalia Josefina Sarabia de Mora, quien padecía COVID-19, murió la madrugada del sábado 28 de julio cuando era trasladada por su esposo al hospital de Valera, luego de haber estado en un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) y un ambulatorio en busca de primeros auxilios y oxígeno por dificultad respiratoria, pero no recibió atención médica. La víctima residía en Escuque, estado Trujillo.

Su viudo Wilmer Mora denunció este martes, 3 de agosto, que tanto en el CDI como en el ambulatorio Dr. José Antonio Hernández de Escuque le negaron atención médica a su esposa. “Nos negaron los primeros auxilios porque las instituciones no estaban en condiciones. Al ambulatorio nos dirigimos con una doctora amiga y nos dijeron que no tenían oxígeno, que era lo que necesitaba mi esposa. De allí nos envían al CDI. Este estaba cerrado y salió una persona en short diciendo que no tenía llave, pese a que nosotros sabemos que ahí han atendido a pacientes con COVID-19”, relató Mora a El Pitazo.

Accidente de tránsito

Mora contó a El Pitazo que por esa negativa tuvo que conducir de noche y bajo la lluvia con su esposa hacia el Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo, ubicado en Valera, para que ella fuera atendida. Pero nunca pudieron llegar porque en el camino, una carretera montañosa, sufrieron un accidente de tránsito. Él no tuvo lesiones, apenas unos rasguños, tampoco su esposa, pero ella murió debido a un paro respiratorio.

Consternado, Mora denunció que la ayuda llegó una hora y media después del accidente y 30 minutos después de la muerte de su esposa. Aunque sabe que no puede recuperar la vida de Natalia Josefina, de 52 años de edad, madre de su hija, quiere dejar testimonio de lo que considera una injusticia y una violación al derecho a la salud.

La víctima, quien se dedicaba a la repostería, estaba desde el 18 de julio bajo tratamiento médico contra el COVID-19 en su casa, pero ese sábado tuvo complicaciones por no tener equipos de oxigenación.

“Esas dos instituciones, tanto el CDI como el ambulatorio no están funcionando, no sirven para nada. No tienen cómo atender a los pacientes. Ni guantes tienen. Sé que a mi esposa yo no la puedo recuperar, pero estoy luchando para que las personas del pueblo de Escuque tengan algo con qué salvarse en una emergencia”, dijo Mora.

Academia Nacional de Medicina: no sabemos cuántas vacunas Covax llegarán a Venezuela

Población de Escuque desatendida

El ciudadano este martes estaba en la dirección de Sanidad del Hospital de Valera en compañía de representantes del Sindicato de Trabajadores de la Salud, con el objetivo de hablar con la directora de este departamento, responsable de gerenciar los ambulatorios del Eje Metropolitano, para sentar un precedente. Mora argumentó que no puede estar desprotegido un municipio de más de 17.000 habitantes, que además padecen falta de transporte público y combustible.

“No tenemos cómo atendernos en una emergencia. Sin gasolina ni transporte cualquier persona se muere. Yo busqué gasolina prestada para llevar a mi esposa y tuve el accidente, igual mi esposa falleció. No la puedo recuperar, repito, pero no hubo el auxilio necesario”, reiteró Mora.

Finalmente, el representante del Sindicato de Trabajadores de la Salud pidió a la Fundación Trujillana de la Salud (Fundasalud) que revise la atención primaria en esas localidades alejadas de Valera.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.