20.6 C
Caracas
miércoles, 25 noviembre, 2020

Trujillo | Crecida de quebrada inunda la parroquia Junín aunque el Gobierno lo olvide

Manuel Terán estaba dormido cuando la crecida lo despertó en la madrugada del 17 de noviembre. Su familia lo llamó porque el agua de la quebrada de La Vichú, ubicada en el Eje Panamericano del estado Trujillo, les llegaba a la cintura y debían refugiarse

-

Valera.- Si de algo pueden estar seguros los habitantes de la parroquia Junín, en el municipio Sucre del estado Trujillo, es que todos los años, cuando se acerca la navidad, la quebrada La Vichú los visita.

Entre los meses de septiembre y diciembre empieza a llover en Valera, Sabana de Mendoza y Betijoque, y los ciudadanos del Kilómetro 23 del Eje Panamericano deben estar preparados para recibir el agua, que anega sus patios y calles.

Elevan sus muebles, neveras y cocinas sobre bloques o cajas de refresco para prevenir daños, aunque en ocasiones no hay aviso previo.

La crecida se mete en silencio y los saca de la cama, como le pasó a Manuel Terán y a su familia, en el sector El Horcón, en la madrugada del 17 de noviembre.

Al hombre lo despertó una llamada a las 2:00 am. Sus hermanos, quienes viven a unos 500 metros del canal de la quebrada (construido hace 10 años para conducir las aguas hasta el río Motatán) tenían el agua al nivel de sus rodillas.

La obra, en su momento recibida con beneplácito, resultó negativa. La Vichú nuevamente colapsó el canal de arena, lo rebasó y comenzó a colarse por las calles del poblado.

- Advertisement -

Esta vez los familiares de Terán le dijeron que debido a su intensidad, la lluvia se había metido a las viviendas y mojado los colchones.

“Me llamaron y fui. Yo vivo a ocho casas, donde no llega el agua. Esta vez fue fuerte; tuvimos que partir una pared para que el agua corriera, porque estaba subiendo. Nos llegaba a las rodillas, aunque en otros sectores estaba hasta la cintura» describió Terán por vía telefónica este viernes, 20 de noviembre.

Unas 30 familias se retiraron esa noche y Terán desalojó a sus padres, de 85 y 76 años de edad; a un hermano recién operado; a una cuñada embarazada y a una sobrina con un bebé recién nacido.

“No pude dormir por sacar agua. Me acosté como a las diez de la noche del otro día” relató el agricultor.

Otras 350 personas, de los sectores Santa Lucía, 23 de Abril y Hapirí, quienes además tienen 10 meses sin gas y 8 sin agua potable, pasaron por la misma situación.

Las autoridades de Protección Civil y la Alcaldía de Sucre, contó Terán, los visitaron dos días después. Los escucharon, tomaron nota, pero dejaron claro que no tenían recursos para limpiar el canal.

“Ellos dicen que no hay plata. Nos dicen que tenemos que esperar a que deje de llover, pero cuando llega el verano, nos olvidan» comentó Terán.

LEE TAMBIÉN

Gobernadora del Táchira registra 20 millones de dólares en pérdidas por lluvias

La solución definitiva, a juicio de los ciudadanos, entre ellos el concejal municipal Nerio Saavedra, es la reconstrucción del canal y la asignación de maquinaria para hacer un mantenimiento continuo de la obra.

“Deben volverlo a hacer por donde pasaba antes. Hace 30 años siempre había una maquinaria ahí y estábamos en la cuarta república” comentó Terán.

Los niños de los sectores El Horcón, Santa Lucía, 27 de Abril y Hapirí, del Kilómetro 23, de Trujillo, se bañan en las calles inundadas por la quebrada La Vichú. Foto: cortesía comunidad de El Horcón

Atención primaria

Tras la inundación de ese martes, los niños se bañaban en las calles, como si se tratara de una piscina natural. Por eso pidieron con urgencia a las autoridades llevar un tractor y despejar las vías anegadas.

Las aguas no solo dañan los bienes, también traen plagas y arrastran serpientes.Los funcionarios llevaron antibióticos, pero para los afectados esta atención primaria no es suficiente.

“Si el Gobierno no actúa bien, se puede inundar más, como hace ocho años, si no hacen el mantenimiento preventivo. Enviaron un payloader y antibióticos para los muchachos, pero algunos de los frascos, me contaron, estaban vencidos” detalló Terán.

Los actuales gobernantes están en campaña electoral, y ni siquiera el alcalde, Omar Pérez, se ha acercado.

“Al alcalde no lo conozco ni se asoma, porque dice que aquí en la parroquia perdió las elecciones. Los candidatos no han venido ¿y para qué van a venir?” dijo Terán.

La crecida de este año amenaza con dañar 100 hectáreas usadas para cría de ganado y siembra de banano, topocho y plátano. Hasta ahora solo calculan la perdida de 15 hectáreas.

Pese a esta situación adversa, Terán y sus vecinos no han dejado la parroquia.
Confiesan tener más temor a quedarse sin hogar. Esa tierra ha pasado de generación en generación desde hace 70 años. Otros recibieron asignaciones por el gobierno de Hugo Chávez .

“Uno se siente mal. Está decepcionado de vivir; provoca irse, pero a dónde… La gente no se ha ido porque es fuerte hacer una casa. Yo he vivido toda mi vida aquí”, confesó el hombre de 46 años de edad, quien heredó una parcela de su padre y se dedica a la siembra.

Los residentes del Horcón recuerdan cómo, hace ocho años, perdieron casas, plantaciones y hubo lesionados, pero prefieren mantener la esperanza puesta en la aprobación de un proyecto de recanalización de La Vichú, obra que debe ser manejada por la Gobernación o el Ejecutivo Nacional.

“Gracias a Dios no ha pasado una tragedia» expresó Terán, quien reconoce que aunque los gobiernos los olvidan, la quebrada no.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado