La Alcaldía nada dice : Transportistas de Mérida aumentan pasaje según decreto del Ministerio de Transporte

Desde el 1° de diciembre todas las líneas urbanas y suburbanas del estado implementaron el aumento del pasaje decretado en Gaceta Oficial el pasado 22 de noviembre. Ninguna autoridad municipal se ha pronunciado al respecto, pese a ser este un asunto de su competencia y no del Ministerio del Transporte

101
Aunque el aumento del pasaje es un asunto que compete a la municipalidad, el Ministerio del Transporte estableció unas tarifas nacionales que se publicaron en Gaceta Oficial el pasado 22 de noviembre / Foto: María Fernanda Rodríguez

Mérida.- El pasaje corto en Mérida está en 1.200 bolívares desde el 1° de diciembre, aunque algunas líneas ya cobraban con aumento días antes. Las tarifas suburbanas también subieron, de acuerdo con lo establecido por el Ministerio de Transporte y publicado en la Gaceta Oficial extraordinaria N° 6.490, de fecha 22 de noviembre del corriente.

Sin embargo, todo lo relativo al servicio de transporte público es competencia de las alcaldías de cada municipio, tal y como lo indica la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y el artículo 178 de la Constitución nacional. Hasta la fecha, ninguna autoridad municipal de Mérida se ha pronunciado respecto al referido aumento decretado por el Ministerio de Transporte, el cual sería ilegal.

LEE TAMBIÉN

NIÑOS CON DISCAPACIDAD COGNITIVA SON EXPULSADOS Y AGREDIDOS EN ESCUELAS DEL TÁCHIRA

En algunos municipios el incremento del pasaje fue superior al establecido en la Gaceta, según denuncian algunos usuarios. En Mucuchíes, localidad del páramo merideño, el costo del pasaje urbano está en 3.000 bolívares y hasta Mérida en Bs. 20.000.

Estudiantes afectados

William Fuentes vive en Ejido y estudia en el Núcleo La Liria de la ULA. Para llegar a clases gastaría 8.400 bolívares diarios, pero como no le alcanza, se va en patineta desde el centro de la ciudad hasta la Facultad, ahorrándose así 2.400 bolívares cada día.

«Claro que me canso, sobre todo en la subida del centro a la Facultad, pero me llevo unos cambures para aguantar hasta volver a la casa», dice el estudiante, quien desde hace más de una semana tampoco tiene acceso al servicio de comedor, ya que este está suspendido por falta de insumos.

A los estudiantes universitarios no les cobran tarifa preferencial desde hace años y las rutas estudiantiles de la ULA no funcionan con regularidad por falta de repuestos y recursos para hacerles mantenimiento a las unidades de transporte.

Casi un sueldo mínimo

Neida Rey presta servicio de limpieza en una entidad bancaria ubicada en el centro de Mérida, pero ella vive en la urbanización La Carabobo, en la periferia de la ciudad.

«Diariamente se me van mínimo 6.000 bolívares en pasaje. Eso al menos es casi los 150.000 bolívares en que está el sueldo mínimo, además de que todos los días debo retirar efectivo porque solo dan 10.000 diarios», explica.

Por su parte el servicio de trolebús, que se creó con el fin de ofrecer una opción más económica y alternativa de transporte público, funciona en precarias condiciones y es inseguro. Las unidades de transporte que aún prestan servicio están deterioradas y no son suficientes para la cantidad de pasajeros que requieren utilizarlas.

«La última vez que utilicé el trolebús me robaron el celular. Lo llevaba en el koala, pero veníamos como sardinas en lata y alguien me lo sacó sin darme cuenta», relata Hugo Suárez, vigilante de un conjunto residencial en el sector Las Tapias.

La problemática del transporte público en Mérida se acentúa cada vez más. No solo el aumento ilegal del pasaje afecta a los usuarios. La escasez de combustible y el alto costo de repuestos e insumos para las unidades de transporte perjudican también a los choferes, quienes desde hace meses deben hacer largas colas para poder surtir de gasoil a sus vehículos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO