20.6 C
Caracas
martes, 11 agosto, 2020

Transporte público trabaja en Trujillo pese a restricciones de la cuarentena

En la semana de cuarentena radical el transporte público no tiene permitido circular en el estado Trujillo. Sin embargo, los conductores trabajan a riesgo de ser sancionados por la Policía Nacional Bolivariana. Aseguran que lo ganado en una semana no es suficiente para mantener a sus familias

-

Valera.- El transporte público en el estado Trujillo no tiene permitido circular esta semana que inició el 6 de junio debido a la cuarentena radical por el COVID-19. Sin embargo, los conductores, en el municipio Valera, trabajan a riesgo de ser sancionados por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y motivados a los bajos ingresos percibidos desde marzo.

De acuerdo a los transportistas consultados por El Pitazo en la mañana de este martes, 7 de julio, ellos laboran desde las 7:00 am hasta las 12:00 pm. Después de ese horario, deberían despejar las vías, pues los uniformados hacen patrullaje por las paradas y remolcan los vehículos hasta la comandancia.

Nos quitan los documentos y nos dan una charla. Esta semana trabajamos de siete a doce del día, por la cuarentena radical”, explicó Carlos Briceño, conductor de una ruta urbana de Valera, quien aseguró laborar por necesidad y no para llevar la contraria a las normativas.

Pocos transportistas salen a trabajar, pues aseguran que sus ingresos actuales no son suficientes | Foto: María Gabriela Danieri

“Trabajamos para medio sobrevivir y comer, porque la pandemia nos tiene a todos de brazos cruzados. En la semana percibo de mil a mil doscientos y eso no alcanza. En otros estados trabajan normal, cumpliendo las normas, pero aquí quieren pararnos totalmente”, añadió Briceño.

Sin gasolina

Además de estas sanciones, los conductores se quejaron de la irregularidad en el surtido de la gasolina subsidiada. Una promesa hecha por el gobierno al sector. Algunos de los afiliados a las rutas suburbanas, contaron que cada chofer debe esperar hasta un mes y medio para abastecerse con 80 litros.

“Nosotros a diario damos dos vueltas, porque nos están subsidiando la gasolina, pero cada mes y medio y solo nos dan 80 litros. Vivimos del día a día, para sobrevivir, para la comida y más si se tienen hijos”, contó Giovanny La Cruz, conductor de la línea suburbana Valera- San Rafael de Carvajal.

- Advertisement -

Quienes salen constantemente compran el combustible a 5.000 bolívares en las estaciones asignadas para el esquema de pico y placa. Esto con el previo consentimiento de la Guardia Nacional y los dueños de las gasolineras, pues el establecimiento asignado exclusivamente para el gremio de transporte está el Eje Vial Valera- Trujillo.

LEE TAMBIÉN

MATURÍN AMANECIÓ CERRADA, SIN GASOLINA Y SIN TRANSPORTE PÚBLICO

Menos unidades

De acuerdo al presidente del Sindicato del Transporte, del estado Trujillo, Douglas Vielma, los gremios no reconoce a quienes salieron a trabajar esta semana de radicalización, pero tampoco los juzgan, porque el sector padece la peor crisis de su historia.

La mitad de los conductores de las líneas urbanas prestan servicio y cobran una tarifa devaluada en un 160%. Los trabajadores de las rutas suburbanas, por su parte, deben lidiar con las alcabalas en las entradas del municipio, que no aplican para las unidades de Bus Trujillo.

El resto del gremio tiene más de 120 días paralizado y sin percibir ingresos monetarios.

“Entendemos la situación sanitaria producto del coronavirus. Debemos cuidar la salud, pero la salud no es nada más el virus. La salud también necesita del alimento. Puede que algunos compañeros no se infecten de COVID-19, pero pueden morir de hambre”, expresó Vielma a El Pitazo.

El vacío dejado por las unidades autorizadas ha incrementado la aparición de los llamados piratas, que, junto a las unidades de Bus Trujillo, poco cumplen con las medidas de distanciamiento social e higiene.

¿Qué tan útil fue esta publicación?