Trabajador de la morgue en Táchira: «Movilizamos sin guantes a difuntos por COVID-19»

Óscar Prato, camillero del Hospital Central en el estado Táchira, denunció que no cuentan con equipos de bioseguridad para trasladar a quienes mueren por COVID-19 hasta la morgue. Asegura que las autoridades encargadas le indicaron que el uso de un overol no es necesario al tener contacto con quienes tienen o tuvieron el virus

138
María Ramírez, del sindicato de trabajadores, junto con Óscar Prato, camillero del Hospital Central, han pedido a las autoridades equipos de bioseguridad | Foto: Lorena Bornacelly

Táchira.- A las 7:00 am comienza cada día el trabajo de Óscar Prato, camillero del Hospital Central de San Cristóbal. Hasta las 7:00 pm se dedica al traslado hasta la morgue desde las distintas áreas, incluidas las de COVID-19, de quienes mueren en el primer centro asistencial del Táchira.

Hace un mes Prato no tiene equipos de bioseguridad para su trabajo de camillero. Aunque se considera personal de la llamada «primera línea de atención», no tiene un overol o traje enterizo que lo cubra mientras está en su jornada laboral.

«Para manipular los cuerpos últimamente nos están dando una bata, un tapaboca, dos cubrebotas y movilizamos a difuntos por COVID-19 sin guantes. No tenemos un kit adecuado para entrar a manipular a los difuntos ni del área normal ni de la Unidad de Cuidados Intensivos de COVID-19», explicó a El Pitazo.

El hombre hizo cartas y oficios para las autoridades encargadas, pero la respuesta obtenida es que no tienen recursos para darle más que lo entregado cada día. Los materiales de bioseguridad no son desechables, pues debe usarlos por los dos días seguidos que dura su turno.

¿Se pueden combinar dosis de diferentes vacunas contra el COVID-19?

«No importa si sale uno, dos, cuatro o 10 fallecidos en un día, usamos el mismo tapabocas, la misma bata y la mayoría de las veces sin guantes. Tenemos un mes en este problema. Mi mayor temor es contagiarme de nuevo de COVID-19 o contagiar a mi familia», agregó.

Para María Ramírez, presentante del Sindicato de Trabajadores de la Salud, es inhumano que se tome este tipo de decisiones que, a su juicio, ponen en riesgo la vida de los camilleros, sus familiares, demás trabajadores del Hospital Central y a quienes asisten al centro hospitalario.

«La respuesta que han recibido los trabajadores es que la Organización Mundial de la Salud y organismos internacionales indicaron que eso –el overol de bioseguridad- ya no era necesario porque no había riesgo de contagio. Si a un difunto de COVID-19 lo tienen que meter en una bolsa, protegido, el ataúd tienen que sellarlo para evitar contagio a la familia o la comunidad en general, yo me pregunto: ¿por qué los trabajadores no tienen equipos de bioseguridad y deben mover a los difuntos como si no pasara nada?», indica Ramírez.

Ildemaro Pacheco, presidente de la Corporación de Salud, indicó vía telefónica a El Pitazo que esta no es una normativa nueva, pero que deben ser las autoridades del Hospital Central quienes expliquen a los empleados las razones.

«Los organismos internacionales que nos apoyan con donaciones nos indicaron que no darían más ayudas de overoles porque este es un virus que no se contagia por la piel sino vía respiratoria, por lo que no es necesario su uso. Desde el 29 de septiembre tenemos esa información, pero es algo que les tiene que decir el hospital porque yo no soy personal médico», explicó Pacheco.

Este 24 de agosto Pacheco sostendría una reunión con trabajadores del Hospital Central para debatir sobre el uso o no de los implementos de bioseguridad.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.