Testimonios | Así viven la escasez de gasolina los productores agrícolas en los Andes

En Táchira, Mérida y Trujillo las colas por combustible son kilométricas y las personas pernoctan en las inmediaciones de las gasolineras. El Pitazo presenta tres historias que reflejan cómo se vive la escasez de gasolina en los Andes venezolanos

128
Los conductores, al igual que los agricultores de Urdaneta, Timotes y otras zonas de cultivos, pasan hasta 15 días en colas por combustible en el municipio Valera | Foto: María Gabriela Danieri.

Equipo de corresponsales los Andes

Lorena Bornacelly, María Gabriela Danieri y María Gabriela Osuna.

Táchira.- Los Andes venezolanos se caracterizan por la producción agrícola. Desde las montañas de los tres estados que conforman esta región salen frutas, verduras, hortalizas y flores, que se distribuyen en el resto del país. Sin embargo, cada día es más difícil para los agricultores de la región lograr la proeza de la producción y la distribución.

La falta de gasolina y gasoil mantiene a los ciudadanos de todo el país en largas colas y esperas para poder surtirse de combustible y poder trabajar y seguir con sus vidas cotidianas. En Táchira, Mérida y Trujillo el panorama es igual.

28 días de espera

Desde mediados de abril, poner gasolina en la capital de Mérida implica comprar combustible revendido, al precio de 1,50 dólares o hasta 2 dólares por litro, o pernoctar una noche en las estaciones de servicio internacionales.

La situación en otros municipios del estado es aún peor. Desde hace más de 28 días los habitantes de Timotes, capital del municipio Miranda, han permanecido en la cola de la única gasolinera que surte a la entidad, a pesar de que no tiene combustible.

Según el presidente de la Asociación de Productores de ese municipio, Andrés Ramírez, las circunstancias actuales paralizaron la economía agrícola de la zona. «Timotes es el primer centro de acopio de hortalizas que tiene Venezuela y por ello debería tener prioridad en el combustible, pero casi nadie tiene. Tenemos más de 28 días desde que no llega la gasolina», explicó.

«Habitantes y productores agrícolas se han mantenido en la cola kilométrica para surtirse, porque la gente se va a descansar o paga a otros para que cuiden los puestos de sus carros. Sin embargo, nadie sabe cuándo van a llegar las gandolas», dijo Ramírez a El Pitazo.

LEE TAMBIÉN

El Pitazo en tu región | Regresan colas kilométricas para surtir gasolina en el occidente del país

Agricultores pierden sus cosechas de fresa

Manuel Barrueta, de 24 años de edad, tiene 14 años en la producción agrícola en la población de Timotes, del estado Mérida, pero gran parte de su familia vive en el municipio Valera del estado Trujillo. La vida comercial del agricultor también ha transcurrido allí.

Hace unos días, debido a las pérdidas de cosechas por falta de gasolina, le preguntó a su mamá si debían dejar de cosechar alimentos en el campo. «A veces no me dan ganas de seguir”, le expresó con tristeza el agricultor a El Pitazo.

Su papá, propietario de varias hectáreas, desde el comienzo de la crisis de pesticidas solo ha producido una de ellas y en los últimos dos años la falta de gasolina ha incrementado las pérdidas

Barrueta explicó, mientras hacía una cola por gasolina, que este 2021 ha perdido más de 1.000 dólares en cosechas de fresas y ramas. “Yo aquí tengo 10 días. Si no logro echar combustible, se pierde la cosecha, se les da a los animales. Yo saco zanahoria, papas… Ahorita más que todo la fresa y las ramas son las que se pierden”, precisó.

Caso similar ocurre con sus tíos en la población de Cabimbú, municipio Urdaneta, donde se pierden cosechas de fresas porque no pueden sacarse a las plazas. Apenas han podido salvar las papas, zanahorias y remolachas, porque pueden durar un mes y un poco más almacenadas.

No obstante, para sacar esos productos al Mercado de Mayoristas, ubicado en el sector El Cumbe, de Valera, debe bajar una vez a la semana a la ciudad y pasar hasta 15 días en espera frente a estaciones dolarizadas.

“En Timotes hace un mes que no llega gasolina y nos toca comprarla a 1 dólar, 1,50 dólar por litro. Bajo cada ocho días a Valera. A veces no porque compramos revendidos 80, 140 litros. Venimos más a las estaciones dolarizadas”, afirmó el productor. En ocasiones, para evadir la espera, cancelan en las estaciones subsidiadas 70 dólares para que lo dejen pasar y en las dolarizadas, 140 dólares.

LEE TAMBIÉN

Fotogalería | Vuelve la escasez de gasolina a Caracas

Sin poder bajar de la montaña

Quienes se dedican a la producción de cebolla, papa, remolacha, lechuga, fresa y rosa en la zona de montaña del estado Táchira están desesperados por la situación actual para abastecer sus camiones de gasolina.

«Estamos con miedo y con nervios. No es solo el trabajo que nos dará de comer, es la inversión hecha por meses para sacar estas cosechas. Estamos parados, varados, olvidados. No hay manera de que haya gasolina para que podamos salir a otros estados, como solíamos hacer», indicó Juan Maldonado, productor de la zona norte del Táchira.

Comprar gasolina revendida no es tan buena alternativa porque 20 litros cuestan 70.000 pesos colombianos, equivalentes a 20 dólares, y su vehículo necesita mínimo 80 litros de combustible; así que debería pagar 80 dólares por un carburante que no le alcanzará para llegar a Caracas, Valencia o Lara, por lo que no lo considera rentable.

Los llamados «gochos» o «gochitos», conocidos en varios estados centrales, temen que la escasez cause desabastecimiento de sus productos en el centro del país.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.